Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Armando Calderón, presidente de la reconstrucción salvadoreña

Miembro de la derechista Arena, llegó al poder tras la guerra civil que devastó al país

El presidente de El Salvador, Armando Calderón Sol, se dirige a la 53º sesión de la Asamblea General de la ONU.
El presidente de El Salvador, Armando Calderón Sol, se dirige a la 53º sesión de la Asamblea General de la ONU. AFP/Getty Images

Armando Calderón Sol, el primer presidente de El Salvador tras el conflicto civil que castigó al país en la década de los años ochenta del pasado siglo, falleció el pasado 9 de octubre a los 69 años, tras una prolongada enfermedad. Su deceso ocurrió en un hospital privado de Houston, Estados Unidos, adonde fue trasladado por su familia en un intento de prolongarle la vida. Calderón gobernó entre 1994 y 1999 y fue catalogado como el mandatario de la reconstrucción nacional tras la contienda que duró 12 años.

El abogado nacido en San Salvador fue fundador y dirigente de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), cuyos orígenes están ligados a la guerra sucia de los paramilitares de derechas. El principal impulsor de este partido político fue el mayor Roberto D’Aubuisson, al que se responsabiliza del asesinato del ahora beato monseñor Óscar Arnulfo Romero. Arena gobernó el país durante 20 años consecutivos entre 1989 y 2009. En la actualidad es la segunda fuerza política nacional y el principal bastión de la derecha salvadoreña.

Armando Calderón fue uno de los políticos salvadoreños que participó activamente en la negociación de los acuerdos de paz entre el Gobierno y la guerrilla para poner fin a una guerra civil que se extendió entre los años 1980 y 1992 y tuvo un coste social de más de 70.000 muertos, 8.000 desaparecidos y un millón de refugiados en Estados Unidos, México y los países vecinos centroamericanos.

Calderón sucedió en la presidencia al banquero Alfredo Cristiani y se convirtió en el primer mandatario de la posguerra al derrotar al izquierdista Rubén Zamora, quien fue postulado por el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que se estrenaba tras la contienda como partido electoral.

La designación de Calderón provocó profundos temores sobre la continuidad del proceso de pacificación auspiciado por la ONU. Por ello, antes de tomar posesión visitó en Washington al secretario general de la organización y se comprometió a aplicar todos los acuerdos firmados.

La izquierda local cataloga a Calderón Sol como el presidente que reforzó el neoliberalismo manifestado en la apertura comercial, con la suscripción de tratados de libre comercio con Estados Unidos y México, así como en importantes privatizaciones en el terreno de la energía, telecomunicaciones y los fondos de pensiones.