Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo de India dicta que el sexo con una menor en el matrimonio es violación

El 27% de las mujeres se casa antes de los 18 años, pese a que el matrimonio infantil está prohibido

Una mujer casada sostiene una vela en un ritual para pedir longevidad y bienestar a su marido, este domingo en Jammu (India).
Una mujer casada sostiene una vela en un ritual para pedir longevidad y bienestar a su marido, este domingo en Jammu (India). EFE

La Corte Suprema de India ha dictaminado este miércoles que las relaciones sexuales con esposas menores de edad suponen un acto de violación. Se trata de una decisión histórica que afecta a millones de novias en el país: el 27% de las menores se casa antes de cumplir los 18 años. No obstante, la sentencia puede tener un reducido impacto en la práctica. Aunque ilegal, el matrimonio infantil está profundamente arraigado en India, lo que favorece que se cometan estas prácticas. Además, las víctimas sólo podrán denunciar la violación dentro del año en el que se haya producido el delito, tras lo cual éste quedará prescrito.

Pese a que la edad legal de consentimiento sexual en India es de 18 años, hasta el momento, la ley sobre violación contenía una cláusula que excluía de este supuesto a las relaciones mantenidas dentro del matrimonio cuando la mujer tuviera entre 15 y 18 años. Cada año, en el país se registran más de 30.000 violaciones, según datos del Ministerio del Interior, aunque las cifras reales de la violencia hacia las mujeres son mucho más elevadas aunque no queden registradas.

Con la decisión de este miércoles, el tribunal sentencia que la edad de consentimiento es de 18 años “para todos los efectos”, y admite así la petición presentada la ONG Indenpendent Thought (Pensamiento Independiente). "El Supremo ha dicho que diferenciar entre menores solo sobre la base de que haya un matrimonio no es posible", ha indicado el responsable de Indenpendent Thought, Vikram Srivastava. La decisión ha sido bien acogida por las organizaciones defensoras de las mujeres. No obstante, la legislación india sigue sin criminalizar el resto de violaciones que se producen dentro del matrimonio más allá de esa edad. El Gobierno defiende esta regulación porque, de otro modo, “podría desestabilizar los matrimonios y hacer a los hombres vulnerables al acoso de sus esposas”.

El veredicto se ha basado en la ley de prohibición del matrimonio infantil —aprobada en 2006—, que veta estas uniones cuando las mujeres tengan menos de 18 años y los hombres menos de 21. Pero factores como la pobreza, la débil aplicación de la ley, y las normas sociales patriarcales junto con la preocupación por mantener el honor de la familia, hacen que el matrimonio infantil siga siendo una práctica muy común. Según un informe reciente de la Comisión Nacional para la Protección de los Derechos del Niño —basados en un censo de 2011—, en las zonas rurales, el 40% de las menores se casan antes de cumplir los 18 años.

Cada día, 20.000 menores son obligadas a casarse en el mundo

El matrimonio infantil no solo ocurre en la India. Según datos del Banco Mundial y de la ONG Save the Children, cada día más de 20.000 menores en el mundo son obligadas a casarse en países donde el matrimonio infantil está prohibido —7,5 millones de mujeres al año—. En total, y sin tener en cuenta la legislación de cada país, más de 15 millones de menores se convierten en novias sin haber cumplido los 18 años. El Sudeste Asiático y África Subsahariana son las regiones donde el matrimonio infantil sigue estando más arraigado, donde un 50% y el 40% de las mujeres se casan antes de cumplir los 18 años. Según el observatorio Human Rights Watch (HRW), un tercio de las mujeres en los países en vías de desarrollo se casa antes de tener la mayoría de edad, y una de cada nueve lo hace antes de los 15 años.

Estas prácticas “arruinan la vida de millones de niñas”, denuncia HRW e impide su acceso a una educación de calidad. Las menores casadas normalmente abandonan la escuela de forma prematura debido a la presión social, las responsabilidades del hogar o un embarazo y cuidado de sus hijos. Los matrimonios con menores también aumentan la probabilidad de mortalidad o secuelas graves durante el parto —ya que muchas no tienen el cuerpo lo suficientemente desarrollado para ello— así como el riesgo de sufrir violencia doméstica y sexual, alerta Save the Children.

Acabar con este tipo de uniones permitiría empoderar a las mujeres, aumentar su alfabetización y sus ingresos, así como reducir el crecimiento demográfico, señala el Banco Mundial. El gran desafío sigue siendo, según estas organizaciones, conseguir que los gobiernos se impliquen de verdad para poner fin a estos matrimonios y hacer cumplir la ley.

Más información