Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Un dron cuela un paquete en una cárcel francesa

Alarma entre los sindicatos de vigilantes ante un nuevo caso de contrabando difícil de atajar

A la plataforma de distribución Amazon le ha salido un competidor inesperado en Francia. E ilegal. Desconocidos han logrado introducir en una prisión francesa un paquete mediante un dron teledirigido desde algún lugar en los alrededores de la cárcel. El sindicato de funcionarios penitenciarios ha lanzado la alarma ante una forma de contrabando que amenaza con convertirse en algo cada vez más habitual, sobre todo con la constante mejora y abaratamiento de este tipo de tecnología ya casi al alcance de cualquiera. De hecho, no es el primer incidente de este tipo.

Un dron de vigilancia (imagen de archivo)
Un dron de vigilancia (imagen de archivo)

La prisión de Valence, en el sureste de Francia, está preparada para casi todo. Además de un alto muro con torres de vigilancia, vallas dobles rodean el recinto dotado incluso de una malla que cubre el patio para impedir que un helicóptero pueda posarse y efectuar una espectacular fuga. No ha servido de nada.

El martes, alrededor de las 15.30, un aparato dotado de cuatro pequeñas hélices y una cámara se posaba en el patio de la cárcel. Alguien se acercó rápidamente y retiró un paquete “claramente visible” que estaba adosado al dron. A esa hora, casi todos los presos se encuentran tomando el aire en el recinto amurallado. Los vigilantes alertaron rápidamente de la entrada del objeto intruso, pero, pese a que realizaron un registro minucioso de todos los condenados, no lograron incautarse de ningún paquete, reveló la emisora France Bleu el miércoles. Probablemente, sospechan los funcionarios de la prisión, los presos se lo pasaron de mano en mano para burlar una vez más la vigilancia.

Las alarmas han saltado entre unos guardias, que creían haberlo visto todo.

Es un primer paso hacia la introducción de cosas más peligrosas”, advirtió una fuente sindical a la agencia France Presse. “En esta ocasión se trató sin duda de droga. Pero la próxima vez, podrían ser armas, explosivos, una forma de vigilar las localizaciones gracias a la cámara del dron para un intento de evasión”, señaló.

No es además el primer incidente de este tipo en Francia. En marzo, se descubrió un dron estrellado en el recinto de otra cárcel en el centro del país, recuerda AFP. Dos meses antes, otro dron logró introducir en la prisión de Annoeulin (norte), dos teléfonos móviles y, hace dos años, otro dron más grande, de más de un metro de envergadura, sobrevoló la cárcel de Bourg-en-Bresse, en el centro-este de Francia.

El incidente de Valence ha colmado la paciencia de los funcionarios de prisiones, que han exigido que el Ministerio de Justicia actúe y proponga soluciones para mejorar la seguridad del personal carcelario. La policía mientras tanto analiza el dron y, mediante las cámaras de vigilancia, trata de rastrear el origen del aparato. Por el momento, también, sin éxito.