Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué un policía apunta con su arma nueve minutos a un hombre en una parada de tráfico?

Un vídeo ciudadano reaviva el debate en Estados Unidos sobre las prácticas policiales

Una escena del vídeo
Una escena del vídeo

Un vídeo ha reavivado el debate en Estados Unidos sobre las prácticas policiales. En una parada de tráfico a un vehículo, un agente apunta con su arma por la ventana durante nueve minutos a un hombre sentado en el asiento de copiloto. El pasajero le implora a que deje de hacerlo pero el policía le ignora mientras espera que lleguen refuerzos.

El incidente, que se ha conocido esta semana tras propagarse en Facebook el vídeo que grabó la conductora con su teléfono, tuvo lugar el pasado 26 de julio en el norte de California. La policía ha declinado identificar a los protagonistas y debe decidir si difunde la grabación de la cámara de vídeo que llevaba el agente. Según la versión policial, el oficial detuvo el vehículo porque superaba la velocidad permitida. Pidió la documentación a los pasajeros y decidió empuñar su pistola cuando vio que el copiloto trataba de agarrar algo debajo del asiento.

Entonces, la conductora decidió empezar a grabar el acalorado debate:

—Estamos buscando el jodido papel.

—Lo entiendo, no se mueva.

—Dios mío, ¿por qué sigue apuntando la pistola hacia mí?

—No se mueva ahora.

—¿Por qué sigue apuntando la pistola hacia mí?

—No se mueva ahora.

—¿Por qué sigue apuntando la pistola hacia mí? Mis manos están aquí.

—Lo entiendo.

—No, no lo entiende porque aún tiene la jodida arma apuntándome.

—Relájese.

—No me voy a relajar, retire la jodida pistola.

El diálogo continúa generalmente en silencio, interrumpido por algunos insultos del pasajero y las respuestas condescendientes del policía. Hacia el final del vídeo, el agente le dice que ya no quiere hablar más con él y le pide que se esté quieto. “Tengo libertad de expresión. ¿Olvidó esa enmienda?”, responde el copiloto en referencia a la Constitución. El pasajero acabó siendo arrestado, según anunció la policía del condado.

EE UU vive desde hace tres años un debate nacional sobre la conducta de la policía. Hay quienes acusan a los agentes de tener un gatillo demasiado fácil, especialmente con afroamericanos, tras una cascada de muertes de personas negras desarmadas. Muchos de esos casos se conocieron gracias a grabaciones ciudadanas colgadas en las redes sociales, que derivaron en protestas e investigaciones criminales. Para otros, la policía sufre un escrutinio demasiado severo y los agentes simplemente se protegen de posibles amenazas en un país en que, de media, hay nueve armas de fuego por cada diez ciudadanos.

Este año, al menos 594 personas han muerto a manos de la policía en EE UU, según un recuento del diario The Washington Post. El año pasado, fueron 963 personas. Se calcula que ese mismo año fallecieron 135 policías durante su trabajo, la cifra más alta en cinco años.

Más información