Un muerto y tres heridos en un tiroteo en una discoteca del sur de Alemania

El atacante había mantenido una discusión previa en el interior del local, propiedad de su suegro

La policia custodia este domingo el acceso a club nocturno donde se registró el tiroteo. OLIVER HANSER (EFE) | Reuters-Quality

Un iraquí de 34 años, residente en Constanza (Alemania), protagonizó en la madrugada del domingo un tiroteo en el interior de la discoteca Grey Club, en el que murió una persona y otras tres resultaron heridas, entre ellos un policía. El autor de los disparos fue abatido por la policía cuando intentaba huir del local. La policía descartó desde el primer momento la pista terrorista. “No partimos de la base de que se trata de un acto de violencia terrorista”, dijo el portavoz de la policía local, Frizt Bezikofer a la cadena de televisión N-TV. El fiscal de Constanza, Johannes-Georg Roth, dijo horas después que el autor del tiroteo había llegado en 1991 a Alemania, tenía antecedentes policiales y al parecer tuvo una discusión de origen familiar en el interior de la discoteca, que pertenece a su suegro.

Más información

El hombre, un iraquí de origen kurdo, fue expulsado del local, se dirigió a su domicilio para buscar un arma y regresó con un fusil automático M-16. El tiroteo comenzó poco antes de 4.30, una hora en que la discoteca estaba repleta de gente. Cuando sonaron los primeros disparos, estalló el pánico en el local y la gente salió huyendo y de inmediato la policía comenzó a recibir llamadas de auxilio de algunos clientes. Cuando el atacante llegó al Grey Club disparó a un vigilante, que intentó impedirle la entrada, logró matar a una persona y herir a otras dos. Cuando intentó huir se enfrentó a la policía e hirió a un agente. Fue entonces alcanzado por los disparos de la policía y poco después falleció a causa de las heridas recibidas.

El grave incidente que altero la paz dominical en la ciudad de Constanza se produjo dos días después de que un solicitante de asilo emiratí de 26 años matara con un cuchillo a una persona e hiriera de gravedad a otras seis, en el interior de un supermercado en Hamburgo. El joven estaba fichado por las fuerzas de seguridad como un islamista, que se había radicalizado en las últimas semanas. Las autoridades también señalaron que el atacante mostraba señales de sufrir una inestabilidad psicológica.

Dos testigos del ataque en el supermercado también relataron a la televisión que el joven había gritado "Dios es grande" en árabe cuando comenzó a acuchillar a las personas que se encontraban en el interior del local. Este domingo, el periódico Bild dio a conocer en su página electrónica un vídeo donde se ve como cuatro personas, armadas con sillas, logran detener al atacante en plena calle.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción