Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía belga confirma un atentado terrorista frustrado en el centro de Bruselas

Los militares han matado al presunto autor de la explosión en la estación central de la capital belga

Atentado frustrado en Bruselas Ver fotogalería
Un soldado vigila los accesos a la estación central de Bruselas este martes. AP

Bruselas vivió este martes un intento frustrado de ataque terrorista. Militares que patrullaban la Estación Central de la capital belga dentro del dispositivo de seguridad desplegado tras los atentados del pasado año tirotearon en torno a las 20.30 a un hombre que había causado una pequeña explosión. El estallido no provocó heridos y el agresor murió a consecuencia de los disparos de los soldados. El incidente se produjo en uno de los grandes nudos de transporte de la capital europea, con 60.000 pasajeros diarios, y provocó el desalojo fulminante de la estación.

Momentos después del ataque, las fuerzas de seguridad realizaron un amplio despliegue, cerraron el acceso a la estación, el tráfico ferroviario fue suspendido y la circulación del metro se vio perturbada, aunque la circulación ha sido restablecida esta misma mañana. Un testigo, trabajador de la empresa nacional de ferrocarriles, indicó que el sospechoso hizo explotar una "pequeña maleta". "Estaba a unos diez metros cuando ocurrió la explosión. Había gente más cerca, a dos o tres metros. Yo me fui para alertar a mis colegas para evacuar la estación", declaró a Efe el agente de la SNCB Nicolas Van Herreweghen. "Me quedé en los andenes para evacuar a todas las personas que quedaban y asegurarme que no volvían a entrar dentro. Hicimos todo lo que pudimos para proteger a todas las personas que estaban en la estación".

El cuerpo del agresor ha sido retirado del lugar del atentado fallido a primera hora de este miércoles después de que los equipos de artificieros confirmaran que no había nuevas cargas explosivas en la zona. El ministro de Interior, Jan Jambon, aseguró que las autoridades ya conocen su identidad, pero calificó de prematuro desvelar su nombre de momento.

Tanto Jambon como el primer ministro belga, Charles Michel, han establecido un gabinete de crisis que se reunirá a las nueve de la mañana de este miércoles para estudiar si es necesario ampliar las medidas de seguridad. Dos horas después, a las 11, se espera que la Fiscalía facilite en rueda de prensa nuevos detalles sobre lo sucedido. “Gracias a nuestros soldados, a las fuerzas de seguridad y al personal ferroviario por su profesionalidad y valentía”, agradeció Michel poco después de conocer el incidente.

El atentado fallido no ha provocado un aumento en el nivel de alerta que vive el país (se mantiene en el peldaño tres de cuatro). Aun así, la presencia policial y militar en la capital de la UE continúa siendo muy elevada cuando se cumplen 15 meses de los atentados de marzo de 2016, que provocaron 32 muertos y cientos de heridos tras los ataques al metro de Maelbeek (muy cerca de las instituciones europeas) y el aeropuerto de Zaventem.

Los precedentes

Mayo de 2014. Un atentado en el Museo Judío de Bruselas deja tres muertos y hace sonar las alarmas sobre el peligro yihadista. La capital de Europa es objetivo terrorista.

Noviembre de 2015. Una cadena de atentados en París (129 muertos) pone bajo el foco a Molenbeek, un barrio de Bruselas, como vivero de yihadistas. De allí procedían el cerebro de los ataques y algunos de sus autores.

22 de marzo de 2016. Un doble atentado reivindicado por el Estado Islámico (ISIS) causa una treintena de muertos y más de 230 heridos en Bruselas, tras un ataque suicida en el aeropuerto y una explosión en una céntrica estación de metro, a un paso de las instituciones europeas.

Agosto de 2016. Dos agentes de policía resultan heridas tras ser atacadas con un machete por un terrorista en Charleroi al grito de ¡Alá es grande! Un tercer agente presente en el lugar logra abatir al agresor.

Más información