Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES LEGISLATIVAS BRITÁNICAS

Los resultados electorales en Reino Unido refuerzan el bipartidismo

Hacía 25 años que la suma de conservadores y laboristas no tenía tanto peso en la Cámara de los Comunes

Los resultados de las elecciones generales recién celebradas en Reino Unido dibujan el Parlamento más bipartidista desde 1992. A falta del escrutinio de un único escaño, el del distrito londinense de Kensington, los resultados alcanzados por el Partido Conservador (318 diputados) y el Laborista (261) sumaban casi el 90% de la Cámara de los Comunes.

El bipartidismo es un fenómeno perenne en la historia de la Cámara. Desde 1945 a 1997 siempre ocupó al menos el 90% de los escaños. En 1970, el máximo en ese periodo de tiempo, prácticamente todo el Hemiciclo británico era o conservador o laborista, un 98% de los diputados. Como se aprecia en el gráfico inferior, en los últimos años este duopolio se ha resentido ligeramente en favor de otras fuerzas, pero nunca bajó del 85%.

La concentración parlamentaria de Reino Unido en pocas fuerzas es una consecuencia de su sistema electoral, que divide el territorio en 650 circunscripciones. En cada una de ellas se elige un solo diputado, que recae en la lista que resulta más votada en ese distrito, aunque sea por mayoría simple.

Para tener presencia en la Cámara, por tanto, es necesario que un partido sea el mayoritario al menos en una de esas 650 circunscripciones. Esto permite a formaciones regionales, fuertes en un territorio concreto, alcanzar con cierta facilidad el Parlamento. En cambio, hay formaciones implantadas en todo el Estado que no logran ser las primeras en ninguna circunscripción y quedan fuera.

Uno de los casos en los que la descompensación entre número de votos y de escaños es más flagrante es el del Partido Nacional Escocés. A pesar de la pérdida de diputados que ha sufrido en estas elecciones (21 menos que en los comicios de 2015), los nacionalistas siguen consiguiendo muchos más diputados que el Partido Liberal Demócrata. La formación de la escocesa Nicola Sturgeon logra 35 escaños con 977.500 votos. En cambio, la de Tim Farron solo consigue 12 representantes con más de 2.360.000.

Es llamativo también el caso de la formación extremista UKIP, que logra el 1,8% de los votos pero esta vez no tendrá representantes en la Cámara. Sin embargo, sus resultados en número de sufragios han sido mejores que los de varios partidos que sí estarán sentados en el Parlamento: el Partido Verde (1,6% de los votos y un escaño), el galés Plaid Cymru (0,5% y cuatro escaños), el norirlandés Sinn Féin (0,7%, siete escaños) o los Unionistas Demócratas (0,9%, 10 escaños). Es cierto que en otros muchos países tampoco importa tanto cuántas personas votan a un partido sino cómo de concentrados están sus votantes en un mismo sitio, pero en Reino Unido este hecho resulta aún más patente.

Más información