Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Adiós a los ‘selfies’ con un Justin Trudeau de cartón

Canadá pide que se dejen de usar figuras en tamaño real del primer ministro con fines promocionales

Trudeau posa con unos niños en Montreal, el 19 de marzo.
Trudeau posa con unos niños en Montreal, el 19 de marzo.

Varios ciudadanos estadounidenses han podido tomarse fotografías con Justin Trudeau, a pesar de que el primer ministro canadiense se encontrara a cientos de kilómetros de distancia. Cartones con la figura de Trudeau en tamaño real fueron colocados en el consulado de Canadá en Atlanta en junio, en la Embajada en Washington en julio y, hace apenas unos días, en el festival South by Southwest de la ciudad texana de Austin. La simpatía hacia Justin Trudeau es un fenómeno global, incluso entre muchos estadounidenses. Sin embargo, estos cartones del primer ministro descansan ahora entre bodegas.

A principios de esta semana, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá solicitó a sus representaciones en Estados Unidos que dejaran de utilizar estas figuras. Natasha Nystrom, portavoz del Ministerio, confirmó a la agencia The Canadian Press que los miembros del servicio consular fueron informados de esta disposición oficial. Nystrom omitió dar detalles sobre las razones detrás de esta decisión. Algunos medios de comunicación en Canadá apuntan al riesgo de un posible mal uso de estas imágenes y a inconformidades por los gastos hechos con dinero de los contribuyentes.

Justin Trudeau cuenta con muchos seguidores, pero los miembros del Partido Conservador no figuran entre ellos. En virtud de la Ley federal de acceso a la información, diputados de esta agrupación obtuvieron una serie de correos electrónicos tanto del personal del consulado en Atlanta como de la embajada en Washington en los que se deja entrever que la idea de utilizar las figuras en cartón de Trudeau respondía a promocionar al país y a generar un ambiente divertido. Además, los conservadores se enteraron de que una figura elaborada a petición de la embajada en Washington en 2016 tuvo un coste de 147,79 dólares (unos 135 euros).

El diputado conservador John Brassard no perdió la ocasión para lanzar un dardo al primer ministro en los micrófonos de la cadena pública CBC: “Una figura de tamaño real en dos dimensiones es probablemente una perfecta metáfora de todo lo que representa Justin Trudeau. Está la apariencia superficial, con muy poco ahí en sustancia y profundidad”.

Mientras tanto, es posible adquirir en Internet camisetas, muñecos, llaveros y demás parafernalia producto de la trudeaumanía. Seguramente las figuras de cartón de Trudeau aparecerán de nueva cuenta en distintos eventos, aunque ya no serán pagadas con fondos públicos.