Así funcionan las sesiones de confirmación de los miembros del Gobierno de EE UU

Este martes comienzan en el Senado las audiencias para vetar a los nominados por el presidente electo Donald Trump

El senador Jeff Sessions, nominado para el puesto de fiscal general.
El senador Jeff Sessions, nominado para el puesto de fiscal general.J. E. (REUTERS)

Cuando quedan 10 días para la toma de posesión del presidente electo Donald Trump en Washington, el Senado se dispone a celebrar hasta cinco sesiones de confirmación de distintos miembros de su gabinete. Es inusual que ocurran tantas en el mismo día y que lleguen antes de que el nuevo presidente ocupe su cargo en la Casa Blanca. Y también es poco común que comiencen antes de que la Oficina de Ética del Gobierno haya revisado todos los documentos pertinentes a cada uno de los nominados.

Este es el proceso de confirmación del gabinete del presidente de Estados Unidos que comienza esta semana:

El papel del Senado

La Cámara Alta tiene potestad para “asesorar y aconsejar” en asuntos ejecutivos, por lo que es la encargada de celebrar las sesiones de confirmación de cada uno de los cargos del gobierno de EE UU, así como de los nominados a juez en el Tribunal Supremo y otros nombramientos federales.

Más información
El Gobierno de Donald Trump: entre los generales y los ideólogos

Las sesiones se celebran en cada uno de los comités relativos al área de gobierno que va a ocupar el nominado. En el caso de Jeff Sessions, aspirante a liderar el Departamento de Justicia como próximo fiscal general, comparecerá ante el Comité de Justicia del Senado este martes y miércoles.

Una vez que cada uno de estos comités vota a favor del nominado, éste es sometido a una nueva votación ante el pleno del Senado. Si, como puede ocurrir este año, alguno de ellos recibe el visto bueno antes de que Trump tome posesión de la presidencia, su cargo no será efectivo hasta que el presidente electo asuma el suyo.

Para qué sirve la sesión de confirmación

El nominado comparece ante el comité de senadores, que procede a interrogarle para determinar si cuenta con la experiencia y preparación necesarias para asumir el puesto para el que ha sido elegido. Es el momento de cuestionar también si el nominado puede ejercer de manera imparcial, por lo que los senadores acostumbran a recuperar declaraciones hechas en el pasado, dictámenes emitidos en cargos previos o cualquier opinión que ponga en duda su idoneidad para el cargo. En el caso de Sessions, por ejemplo, se espera que los demócratas le pregunten por afirmaciones que hizo previamente acerca de la comunidad afroamericana y que le impidieron convertirse en juez federal en los 80 por acusaciones de racismo.

Qué puede hacer la oposición demócrata

Los senadores del partido en la oposición, en este caso los demócratas, acostumbran a ser los más incisivos en su interrogatorio recuperando este tipo de argumentos. También pueden intentar forzar declaraciones o reacciones del nominado que perjudiquen sus opciones de confirmación o que convenzan a alguno de los republicanos para votar en su contra. De momento, los senadores Elizabeth Warren y Chuck Schumer, el líder de la minoría demócrata, han pedido que no se finalice el proceso sin que haya terminado antes la revisión de la Oficina Ética del Gobierno.

Se espera que este año los demócratas también interroguen a los nominados acerca de si sus opiniones coinciden con algunas de las propuestas más controvertidas de Trump en la campaña electoral. Sessions, por ejemplo, podría tener que responder sobre medidas de inmigración como cerrar las fronteras a los musulmanes o la recuperación de técnicas de interrogatorio consideradas como tortura, que también deberá analizar el próximo director de la CIA.

El papel de la Oficina de Ética del Gobierno

La agencia que supervisa el cumplimiento de todas las normas éticas del gobierno estadounidense se encarga, por ejemplo, de revisar que los nominados a cargos como el gabinete presidencial cumplen la ley. Este organismo ha cobrado relevancia este año porque el pasado viernes alertó en una carta enviada al Senado de que las audiencias de confirmación van a comenzar antes de que puedan analizar todos los documentos.

“No recuerdo ninguna ocasión en las cuatro últimas décadas en que se haya celebrado una sesión de confirmación antes de que se hubiera superado el análisis ético del nominado”, afirma la carta firmada por el director de la Oficina, Walter Shaub. “Queremos dejar claro que la colaboración del equipo de transición con los republicanos del senado para acelerar estas nominaciones sin haber sido analizadas profundamente carece de precedentes”.

Cuántos votos son necesarios para recibir la confirmación

Los nominados necesitan superar un voto por mayoría simple, es decir, 51 de los 100 senadores. Tras las elecciones de 2016, los republicanos cuentan con 52 legisladores en el Senado, por lo que la única opción de los demócratas para impedir la confirmación de un cargo es que al menos tres republicanos voten en contra y ningún demócrata lo haga a favor.

Las expectativas de Donald Trump

La Oficina de Transición del Presidente Electo emitió un comunicado este fin de semana en el que asegura que “el proceso de transición avanza sin problemas” y que “después de unas elecciones históricas en las que los estadounidenses votaron a favor de vaciar el pantano” —en referencia a la promesa de Trump de eliminar los conflictos de intereses en Washington— “es decepcionante ver cómo algunos han preferido politizar este proceso para distraernos de los asuntos más importantes que afectan a nuestro país”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS