Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ISIS asume el ataque de Estambul y amenaza a Turquía con más violencia

El Gobierno turco confirma ocho detenciones y asegura que está cerca de identificar al autor del atentado

El autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) asumió este lunes en un comunicado la autoría del ataque que en la primeras horas del año causó 39 muertos en un club de Estambul. El grupo amenazó a Turquía con “prender un incendio” en su territorio en respuesta a la intervención turca en Siria. Las autoridades turcas avanzan contra reloj para localizar al asesino del club Reina y han anunciado la detención de ocho sospechosos vinculados con el ataque. El viceprimer ministro Numan Kurtulmus señaló en una alocución a los medios que los equipos de investigación han conseguido huellas dactilares y una descripción básica del atacante.

Traslado de uno de los heridos en el atentado. En vídeo, el viceprimer ministro turco anuncia la detención de ocho sospechosos relacionados con el ataque.

Kurtulmus adviritió que el objetivo del ISIS es "lacerar" a Turquía, en respuesta a lo que denominó "exitosa y decidida" campaña militar turca contra la ciudad siria de Al Bab, uno de los fuertes del grupo yihadista radical.

Ocho sospechosos de vínculos con el terrorista fueron detenidos este lunes por la policía turca, aunque entre ellos no se encuentra el autor material del atentado, que según fuentes de la inteligencia turca citadas por los medios locales podría ser un militante de origen centroasiático.

Estado Islámico asumió la autoría del ataque al club Reina, el primero de los cinco atentados que se le han atribuido en el último año contra objetivos en Turquía. En noviembre el grupo radical yihadista asumió la responsabilidad de un ataque con bomba en Diyarbakir, aunque los autores reales fueron militantes kurdos que se atribuyeron el ataque. En el comunicado de reivindicación, el ISIS advirtió a Turquía de que “la sangre de musulmanes vertida por ataques aéreos y fuego de artillería prenderá un fuego en su propio territorio”.

El sospechoso del atentado de Estambul, en una imagen difundida por la policía turca.
El sospechoso del atentado de Estambul, en una imagen difundida por la policía turca. AFP

El atentado de Estambul indica un cambio de estrategia y modus operandi del grupo yihadista responsable de crueles agresiones tanto en países occidentales como en el Norte de África y Oriente Medio.

En el último año el ISIS llevó a cabo atentados contra pequeños grupos de turistas extranjeros y explosiones controladas, en comparación con las masivas masacres que ha llevado a cabo en Europa. El de Año Nuevo es el primer ataque del ISIS contra un gran número de civiles locales.

En ninguno de estos casos el grupo asumió la responsabilidad, pero tanto las autoridades turcas como expertos en terrorismo llegaron a la conclusión de que habían sido perpetrados por pequeños grupos afines al ISIS. Militantes yihadistas han cruzado la porosa frontera entre Turquía y Siria desde que se inició el conflicto en el vecino país. Ankara no tomó medidas para frenar este flujo hasta fechas recientes, cuando los militantes se convirtieron también en una amenaza para el país euroasiático.

Desde que Ankara inició su ofensiva contra Al Bab, como parte de su operación Escudo del Eúfrates el verano pasado, con el que Turquía espera también crear una zona libre de kurdos en el norte de Siria, el lenguaje y modus operandi del grupo terrorista ha cambiado, y tanto los servicios de inteligencia turcos como extranjeros eran conscientes de que podía llevar a cabo atentados masivos en Turquía.

El 9 de diciembre el ISIS lanzó una misiva a sus seguidores a través de grupos de chat en redes sociales, firmados por el líder del grupo Abu Bakr Al Baghdadi, en el que señaló que "Turquía era una prioridad para la Yihad".

Imagen del sospechoso buscado por la policía turca. En vídeo, el ISIS reivindica el atentado de Estambul.

En el mensaje, el grupo terrorista incitaba a sus seguidores y cada "verdadero muwahid (monoteísta estricto) a atacar las bases de los apóstatas, seculares, el Estado turco donde sea, incluidos seguridad, ejército, economía, medios de comunicación, y cada consulado y embajada que los represente sobre la faz de la Tierra". El mensaje, al que tuvo acceso este diario, era un claro cambio de tono con respecto a Turquía, un país de mayoría suní musulmana, la que dice representar el ISIS.

El mensaje de hoy publicado en Amaq, la que se considera la agencia de noticias del grupo, ha usado términos muy específicos sobre el ataque, dirigido contra "cristianos" que celebraban una fiesta "pagana", obviando el hecho de que muchas de las víctimas del ataque son árabes procedentes de la región.

El grupo de análisis terrorista SITE ha subrayado un dato interesante: el ISIS volvió a divulgar el lunes, pero esta vez en su versión en inglés, la quema de dos soldados turcos vivos, publicada en vísperas de la Navidad, y que las autoridades turcas censuraron en redes sociales y medios de comunicación. La divulgación de imágenes gráficas en inglés se produjo pocas horas antes de que el grupo yihadista reivindicara el ataque del club Reina. El mensaje en inglés señala: "¡El camino de la Yihad es Turquía! ¡Quemadla! ¡Destruidla! ¡Explotadla!"

Este nuevo ataque se produce después de que el grupo yihadista esté siendo asediado en sus bases de Mosul, en Iraq, y en Siria, y de que Ankara llegara a un acuerdo con Moscú, aliado del régimen de Damasco, para poner fin al conflicto sirio.

Ankara sufre para sellar los 800 kilómetros de frontera con Siria

M.Z.

Los próximos atentados del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Turquía podrían producirse en la frontera con Siria, según fuentes de seguridad consultadas por este diario. Desde el verano de 2015, organizaciones internacionales y diplomáticas han retirado de forma discreta a varios de sus empleados de sus oficinas en Gaziantep, por amenazas de secuestro o ataque. Los únicos comunicados que han salido a la luz en ese sentido han sido de diplomáticos estadounidenses, pero al menos un diplomático europeo ha tenido que abandonar la ciudad en el último año.

Gaziantep es un blanco fácil, ya que desde allí operan numerosas ONG internacionales, diplomáticos y expertos de la ONU involucrados en el conflicto sirio desde el lado rebelde que se reúnen en numerosos clubes nocturnos y restaurantes occidentales surgidos en estos años.

Los empleados sirios que trabajan en organizaciones humanitarias del país también están preocupados por los posibles ataques. “Me temo que sucederá pronto”, señaló a este diario un empleado de una ONG siria que trabaja con activistas y periodistas. Las organizaciones opositoras y ONG del país se agrupan en un solo edificio en Gaziantep, sometido a altos controles de seguridad policial desde que, en diciembre de 2015, el activista y periodista sirio Naji Jerf fuera asesinado a tiros en las inmediaciones del edificio por supuestos militantes del ISIS. Los servicios de inteligencia son conscientes de que en Gaziantep, como en las fronterizas Kilis y Urfa, hay numerosos militantes del ISIS y líderes de facciones rebeldes salafistas y wahabistas.

A pesar de que Ankara cerró los 822 kilómetros de frontera con Siria hace dos años, hay varios pasos por los que se mantiene el flujo de sirios heridos en la guerra, aparte de los puntos en los que operan los contrabandistas.

Más información