Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel califica al terrorismo islamista como el “mayor desafío” que afronta Alemania

La canciller dedica su discurso de Año Nuevo a recalcar a sus compatriotas que el Estado se esfuerza por protegerles

La canciller durante el discurso de Año Nuevo que se emite esta tarde. Reuters-Quality

En un claro y categórico gesto político destinado a devolverle la tranquilidad y el optimismo a sus compatriotas, la canciller alemana, Angela Merkel, utilizó su tradicional mensaje de fin de año para asegurar con una convicción inédita que Alemania es más fuerte que el terrorismo y que su Gobierno hará todo lo que esté en sus manos para mejorar la seguridad. El pasado día 12 un tunecino inspirado por el Estados Islámico (ISIS) mató a 12 personas con un camión en un mercadillo navideño de Berlín.

“El gran desafío que afronta Alemania es el terrorismo islamista”, admitió la canciller en un discurso grabado que se emite esta tarde en varios canales. También pidió cohesión y determinación a los alemanes para oponerse a los terroristas, a quienes calificó como personas “cargadas de odio”. “Con una determinación común, nosotros nos opondremos con solidaridad y humanismo al mundo atroz de los terroristas”, dijo la canciller. “Seguiremos viviendo y trabajando y por eso, le podemos decir a los terroristas: ustedes son asesinos cargados de odio pero ustedes no serán capaces de decirnos como debemos seguir viviendo”.

En su mensaje Merkel prometió que el Ejecutivo legislará para introducir reformas en la seguridad interna, pero tampoco descartó consecuencias políticas, si se determina que los organismos de seguridad cometieron errores graves, al no detener a Anis Amri, a pesar de que tenían pruebas de que podía cometer un atentado. Amri, autor del atentado de Berlín, fue abatido por la policía en Italia días después.

Pero Merkel, en un raro gesto de humildad tuvo que admitir que el atentado terrorista había sido cometido por una persona solicitó asilo político como han hecho cientos de miles de personas que huían de guerras como la de Siria. “Es especialmente amargo y repulsivo que personas que han buscado, aparentemente, protección en nuestro país cometan atentados terroristas” señaló. La petición de Amri fue rechazada y se decretó su expulsión, que no se llevó a cabo.

A pesar de que el año que termina tuvo un final trágico para Alemania a causa de atentado, que también hizo creer a la opinión pública que su futuro político podría estar en entredicho, Merkel explicó que estaba decidida a buscar una cuarta victoria electoral en las elecciones generales de septiembre de 2017.

“Estoy plenamente comprometida a participar en un proceso político que verá un debate apasionado entre los ciudadanos que nunca han olvidado que es un gran honor servir a nuestra democracia y con ello al pueblo”, prometió, junto con criticar, sin mencionar nombres, a los populistas de ultraderecha que intentaron capitalizar políticamente la política de refugiados impulsada por Merkel y también el ataque terrorista. “Nosotros los alemanes no debemos permitir que nadie nos haga creer que un futuro feliz pasa por una aventura nacional solitaria”.

Merkel tampoco olvidó mencionar un tema que tiene una especial importancia para ella: Europa. La canciller admitió que la marcha comunitaria era demasiado lenta y difícil, además de haber sufrido una profunda ruptura con la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea. Pero la jefa del Gobierno alemán prometió que su Gabinete está dispuesta a asumir un liderazgo para asegurar que el proyecto comunitario siga avanzando. “Europa debe concentrarse en todo lo que puede hacer mejor que los Estados nacionales y nosotros los alemanes no debemos permitir que nadie nos haga creer que un futuro feliz pasa por una aventura nacional solitaria”, dijo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >