Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiscales de Brasil, Bolivia y Colombia asumen la investigación del avión de Chapecoense

El miércoles se reunirán en Santa Cruz de la Sierra para puntualizar cómo será la indagación sobre el accidente

Autoridades de Brasil, Colombia y Bolivia investigarán accidente del avión de la empresa LaMia, que dejó 71 personas muertas. Ver fotogalería
Autoridades de Brasil, Colombia y Bolivia investigarán accidente del avión de la empresa LaMia, que dejó 71 personas muertas. REUTERS

Cuatro días después del accidente del vuelo 2933 de la empresa boliviana LaMia en el cerro Gordo, en Antioquia, que dejó 71 personas muertas, se ha anunciado que los fiscales generales de Colombia, Néstor Humberto Martínez; de Brasil, Rodrigo Janot Monteiro de Barros y de Bolivia, Ramiro José Guerrero, asumirán el liderazgo en la investigación del siniestro. El próximo miércoles en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) se reunirán en lo que han llamado “un encuentro de cooperación judicial regional”, que tiene como fin dinamizar la indagación sobre el accidente y garantizar una pronta administración de justicia para las familias de las víctimas.

Los fiscales de los tres países intercambiarán evidencias y evaluarán las hipótesis que se manejan para lograr, de forma rápida, entregar resultados concretos en esta investigación, en donde, hasta ahora, se ha confirmado que la aeronave no contaba con el combustible de seguridad establecido por normativas internacionales.

Según lo que han establecido las autoridades aéreas de Colombia, el avión que había partido de Santa Cruz, pidió prioridad para aterrizar en el aeropuerto José María Córdova por un problema de combustible. Aunque la torre de control autorizó la aproximación, dos minutos después el piloto declaró emergencia y cinco minutos más tarde alertó sobre una falla eléctrica total y pidió ayuda para el aterrizaje, tras unos segundos se perdió la señal con la aeronave y se produjo el impacto. A lo que han asegurado las autoridades en Colombia, se ha sumado una nueva versión, revelada este sábado por la unidad investigativa del diario nacional El Tiempo.

Se trata de la inspectora de vuelos, Celia Castelo, quien dos horas antes del despegue del avión RJ85 habría advertido sobre la falta de combustible, que según su análisis no era suficiente para llegar a Medellín. La mujer, que es una de las encargadas de verificar y aprobar los planes de vuelo, aseguró que dejó constancia de las irregularidades que encontró y que, sin embargo, se pasaron por alto. Advirtió además que para respaldar sus afirmaciones cuenta con al menos dos testigos quienes, como ella, son funcionarios del aeropuerto y estaban de turno en el mismo horario.

Mientras las investigaciones logran establecer por qué a pesar de la advertencia, el avión despegó, en Colombia fue dado de alta uno de los seis sobrevivientes del siniestro. Se trata del técnico aéreo, Erwin Tumirí, tras permanecer cuatro días hospitalizado en la Clínica Somer de Rionegro, a una hora de Medellín. "Antes de irme quería agradecerle a todo el pueblo colombiano. No tengo suficientes palabras de agradecimiento. Ustedes ya hacen parte de mi familia y espero pronto - no sé cuándo - poder volver a visitarlos", dijo en un vídeo en el que se le ve con cuello ortopédico y algunas lesiones en las manos y el rostro.

Los otros sobrevivientes permanecen bajo observación médica. La auxiliar de vuelo, Ximena Suárez, se ha pronunciado por redes sociales, en donde ha agradecido por la ayuda de las autoridades colombianas y ha recordado a sus compañeros de tripulación. Según los especialistas, en las próximas horas podría ser dada de alta. El periodista Rafael Valmarbida y los jugadores Alan Ruschel, Helio Zampier y Jackson Follman continúan en cuidados intensivos.

Más información