_
_
_
_

Un ciudadano de Abu Dhabi paga 8 millones por la matrícula número 1

Las subastas de placas con números caprichosos son habituales en Emiratos Árabes

Ángeles Espinosa
Dos coches de alta gama aparcados en una calle de Abu Dhabi.
Dos coches de alta gama aparcados en una calle de Abu Dhabi.Daniel Leal-Olivas (Getty Images)

Un ciudadano de Abu Dhabi ha pagado 31 millones de dírhams (casi 8 millones de euros) por una matrícula con el número 1 de una edición limitada que conmemora el jubileo de oro del Gobierno de ese emirato. Su puja, en una subasta que reportó 99 millones de dírhams a la autoridad correspondiente, no llegó sin embargo a superar el récord alcanzado en esa misma plaza hace ocho años cuando otra chapa con el número 1 alcanzó los 52,2 millones de dírhams.

No son casos aislados. Cada pocos meses la prensa de Emiratos Árabes Unidos (EAU) da cuenta de una subasta por parte de la policía de Abu Dhabi o el Departamento de Carreteras y Transporte (RTA) de Dubái, que pone de relieve el interés no sólo de la población local sino también entre los residentes extranjeros acomodados. ¿Qué mueve a alguien a gastarse tal cantidad de dinero en una matrícula caprichosa?

Réplica de la matrícula más cara del mundo, subastada en Abu Dhabi hace ocho años.
Réplica de la matrícula más cara del mundo, subastada en Abu Dhabi hace ocho años.Jerry Wood

“Estoy muy orgulloso de haber conseguido el número 1, en especial por este jubileo de los 50 años del Gobierno de Abu Dhabi. Estoy muy orgulloso y muy feliz", declaró el ganador, Abdullah al Mahri, según el diario The National.

“Me gusta el número 9 y el D 5 suma 9, así que me lancé a por él”, había dicho semanas antes Balwinder Sahani, un hombre de negocios indio residente en Dubái que pagó 33 millones de dírhams por una matrícula de ese emirato. Sahani, citado por Gulf News, explicó que el año pasado pagó 25 millones por la O 9, que ya tenía una decena de matrículas similares y que la última adquirida iba a ponerla en su Rolls Royce.

¿Es pura vanidad o hay algo más? Aunque se han convertido en un símbolo de estatus y riqueza, hay quien también ve una inversión en esas codiciadas placas con números bajos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“El comercio de matrículas es un gran negocio y mucha gente se saca un buen dinero con él”, reconocía recientemente Ahmad Hashim Behroozian, el responsable del departamento de licencias de RTA.

Esa oficina organiza subastas presenciales cada dos meses, y una vez al mes en Internet. También vende matrículas a precios fijos y dan licencias para quienes las comercializan. Los ingresos ayudan a financiar los proyectos de infraestructuras viarias del emirato, según Behroozian.

En el caso de la subasta de Abu Dhabi, se trataba de una edición limitada de medio centenar de matrículas con la inscripción “50”, una marca de su exclusividad por el jubileo, en la parte superior izquierda. El número 7, que para algunos da suerte, alcanzó los 13,4 millones de dírhams, el 50 logró 6,8 millones y el 11 se quedó muy cerca con 6,15 millones.

“Compras una ahora y la vendes dentro de unos años, tal vez al doble del precio”, aseguraba un asistente, según el cual varios de sus amigos habían ganado jugosos pellizcos por esa vía.

Eso sí, la cuantiosa inversión no exime del cumplimiento de las normas de tráfico. La policía de Dubái multó por mal aparcamiento al propietario del lujoso Rolls Royce con la reconocible matrícula D 5.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ángeles Espinosa
Analista sobre asuntos del mundo árabe e islámico. Ex corresponsal en Dubái, Teherán, Bagdad, El Cairo y Beirut. Ha escrito 'El tiempo de las mujeres', 'El Reino del Desierto' y 'Días de Guerra'. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_