Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia asegura que la creciente resistencia del ISIS frena la ofensiva de Mosul

París, que apoya la operación con bombardeos, avisa de que la reconquista será “larga y difícil”

El optimismo inicial en la reconquista de Mosul ha dado paso a una segunda fase más prudente. Francia, el país occidental más implicado en la guerra contra el ISIS por detrás de Estados Unidos, considera que los yihadistas están oponiendo una “creciente resistencia” en esta tercera semana de la ofensiva lanzada por tropas iraquíes y kurdas el pasado 17 de octubre. La reconquista, cree que el Ministerio francés de Defensa, será “larga y difícil”.

Unos niños juegan al sur de Mosul (Irak).
Unos niños juegan al sur de Mosul (Irak). AP

Es la tesis que mantiene Valérie Lecasble, portavoz del departamento. Las fuerzas iraquíes y kurdas han realizado “rápidos progresos” en los primeros 15 días en los tres frentes abiertos (Norte, Sur y Este), y especialmente en este último. Como media, los atacantes han avanzado unos diez kilómetros hacia la considerada “la cuna del ISIS”. Sin embargo, aún no ha entrado en la ciudad ninguna unidad significativa.

Tras la “progresión significativa” de la primera fase de la operación, kurdos e iraquíes se han encontrado con una mayor respuesta de los yihadistas y han optado por consolidar posiciones y reagrupar tropas y medios logísticos. “Esta semana ha habido una resistencia más sólida del ISIS”, asegura el coronel Patrik Steiger, del Estado Mayor de los ejércitos franceses. Esa resistencia, explica, se incrementa a medida que los atacantes entran en zonas en las que los yihadistas han empezado a concentrar más medios de defensa: morteros, coches bomba, minas y artefactos explosivos improvisados.

“Esta táctica limita el avance”, afirma Steiger, “aunque las tropas iraquíes ya están cerca de Mosul, sobre todo al Este”. El frente está ahora “a entre cinco y diez kilómetros del núcleo urbano”.

Francia apoya el avance con bombardeos de sus cazas basados en Jordania o Emiratos Árabes y de su artillería en tierra, que dispone de la unidad Wagram de cañones desplegada cerca de Al Qayarah, a unos 70 kilómetros al sur de Mosul. También bombardean la zona aviones del portaviones Charles de Gaulle, enviado a Oriente Próximo hasta mediados de diciembre. Los cañones franceses de grueso calibre han realizado estos días 96 bombardeos sobre el sur de Mosul y 63 al Este.

Esos bombardeos con cañones se realizan a petición de las tropas iraquíes para alejar a los yihadistas del frente, destruir sus piezas de artillería o iluminar por la noche amplias áreas mediante el lanzamiento de artefactos luminosos que descienden lentamente en paracaídas.

Francia asegura que la creciente resistencia del ISIS frena la ofensiva de Mosul

Aunque de vital importancia, la batalla de Mosul “no es un objetivo en sí mismo”, sino que forma parte de la operación global contra el ISIS en Irak y Siria. Por eso, tanto Francia como Estados Unidos anunciaron la semana pasada que ya han comenzado también los preparativos para facilitar la conquista de Raqa, el feudo yihadista en Siria, tras la de Mosul. Por eso, el Ministerio francés de Defensa se refiere en todo momento al “teatro global, el teatro Siria-Irak”.

Desde que hace dos años se implicó en esa guerra, los cazabombarderos franceses han destruido en Siria e Irak 1.626 objetivos del ISIS, según datos oficiales. En paralelo, fuerzas francesas también persiguen a los yihadistas en una amplia franja subsahariana que incluye Mauritania, Senegal, Mali, Níger y Chad.