Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una alianza de rebeldes lanza una ofensiva para romper el cerco de Alepo

El ataque con obuses contra el régimen sirio ha causado 15 muertos y más de 100 heridos

Rebeldes este viernes en Dahiyat al-Assad, al oeste de Alepo.

Al menos 15 civiles han muerto, seis de ellos menores, y otros 100 han resultado heridos en la contraofensiva lanzada este viernes por facciones islamistas sobre Alepo. La milicia islamista rebelde Ahrar el Sham junto con su aliado yihadista Fatá al Sham (antigua rama local de Al Qaeda) ha lanzado una lluvia de más de 150 obuses, entre ellos cohetes Grad, sobre la franja occidental de la ciudad, bajo control del Gobierno de Damasco.

Tres coches bomba marcaron el inicio de la contraofensiva insurrecta. Uno de los vehículos suicidas fue conducido por un nacional francés que detonó la carga explosiva contra un control militar en el área de Dahie al Asad. Un comandante de Ahrar al Sham anunciaba poco después el inicio de la batalla “para romper el cerco de Alepo”, según declaraciones recogidas por la agencia AFP. Los rebeldes han logrado avanzar posiciones al oeste de Alepo en los alrededores de la fábrica de cartón. Sin embargo, la televisión estatal siria aseguró que “los grupos terroristas no habían logrado avance ninguno y que los combates proseguían activos”. La Agencia Nacional de Noticias siria Sana anunció este viernes que las tropas regulares tuvieron que repeler también varios ataques lanzados por el Estado Islámico en el frente este de Alepo.

La que fuera la capital económica del país, se ha convertido en el epicentro de la guerra donde se intensifican los enfrentamientos conforme se agota la vía política. Al este y bajo control rebelde, 250.000 civiles sobreviven a los bombardeos y a tres meses de asedio. Al oeste, un millón de personas habitan la franja bajo control del Gobierno sirio, sometida a la lluvia de obuses. La tregua de cuatro días que declaró unilateralmente la semana pasada Moscú no permitió que la ONU evacuara a los civiles más graves, al considerar que no se cumplían las medidas de seguridad mínimas.

Las aviaciones rusa y siria han intensificado los bombardeos sobre tanto la periferia oeste de Alepo, y foco del ataque rebelde, como sobre la franja oriental y bajo control rebelde. En lo que parece una operación coordinada, los insurrectos han atacado también varias posiciones de las tropas de Bachar el Asad en la provincial de Latakia, alcanzado con fuego de artillería la base militar de Hmeimim, en la que se encuentran apostadas tropas rusas. Un civil ha fallecido y otros tres han resultado heridos a consecuencia de dicho ataque.

Trascurridos cinco años y medio de un conflicto que se ha cobrado más de 300.000 vidas, la vía política parece perder fuerza tras acumular dos treguas fracasadas y la dimisión de dos enviados especiales de Naciones Unidas. Moscú acusa a Washington de no poder separar a las milicias rebeldes de las terroristas, mientras que Estados Unidos denuncia los bombardeos rusos sobre poblaciones civiles e instalaciones médicas. Al tiempo que se desvanecen las expectativas de una solución política negociada en Ginebra, Turquía y Arabia Saudí mantienen su apoyo a los rebeldes, mientras que Rusia, Irán y varias milicias chiíes respaldan a las tropas de Bachar el Asad. Y ello, en medio de una escalada dialéctica entre Moscú y Washinton.

Los gobiernos de Rusia, Irán y Siria están citados estaban citados este viernes en Moscú para hablar sobre el conflicto en Siria. En la reunión se ha abogado por restablecer la tregua en el país árabe, mejorar la situación humanitaria y, al mismo tiempo, intensificar la lucha contra el terrorismo. El Ministro de Exteriores de Siria, Walid al Mualem, ha insistido en que el Ejército sirio continuará la ofensiva contra la ciudad de Alepo para liberarla de los terroristas, según informa Efe.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información