Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cinco huracanes más caros de la historia en Estados Unidos

Katrina costó 108.000 millones de dólares al Gobierno

Centenares de calles y casas inundadas en Nueva Orleans tras el paso de huracán Katrina en 2005.

1. Katrina (2005)

El huracán Katrina, de categoría 3, es el peor de la historia de Estados Unidos. Entre el 23 y el 30 de agosto, causó la muerte a 1.836 personas y supuso un coste de 108.000 millones de dólares al Gobierno, el más caro en la historia del país. El ciclón afectó a los Estados de Alabama, Georgia, Florida, Luisiana y Misisipí, aunque estos dos últimos sufrieron las peores consecuencias. En particular, la ciudad de Nueva Orleans, por su cercanía al océano, sufrió numerosas inundaciones que aislaron a unas 34.000 personas sólo en la ciudad.

2. Sandy (2012)

Aunque sólo causó 147 víctimas mortales, Sandy fue el segundo ciclón con mayor impacto económico para el gobierno: 50.000 millones de dólares. El huracán, que varió entre los grados 1 y 2, destrozó comunidades enteras de la zona de Nueva York y Nueva Jersey, la zona más afectada, y causó numerosos imperfectos en las infraestructuras y las redes de transporte público del noreste del país.

3. Andrew (1992)

Andrew es considerado el tercer huracán más destructivo en Estados Unidos. La peor parte se la llevó Florida, donde provocó daños que sumaron 25.500 millones de dólares y causó la muerte de 23 personas. El coste total al Gobierno federal fue de 26.500 millones. En la costa de Luisiana, las inundaciones dejaron hasta 2,5 metros de tierra bajo el agua en zonas costeras.

4. Ike (2008)

El huracán Ike entró en Estados Unidos el 13 de septiembre de 2008 con categoría 2 y vientos de casi 180 kilómetros por hora. Ike mató a 20 personas y los daños materiales que provocó sumaron 19.300 millones de dólares. Las zonas más afectadas fueron la zona sureste de Texas.

5. Wilma (2005)

El ciclón Wilma, de categoría 2, mató a cinco personas en Estados Unidos, todos en Florida, pero causó unos daños materiales de 16.800 millones de dólares en el sur del Estado. Sus vientos de hasta 150 kilómetros por hora causaron graves daños en las pocas horas que tardó en atravesar desde la costa del golfo de Florida al océano Atlántico.