Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antes de que cierren las urnas

Un par o tres de cosas quiero dejar escritas antes de que cierren las urnas en Galicia y el País Vasco. Ante todo, que son unas elecciones extrañas si las medimos por el rasero europeo, un punto de vista que se preocupa ante todo del comportamiento de los partidos populistas, de derechas fundamentalmente (Alemania, Francia, Austria, Países Bajos…), pero también de izquierdas (Grecia). La factura de la crisis, que produjo gobiernos tecnocráticos y luego de alternancia o incluso alternativos en Italia, Portugal y Grecia, en España solo se traduce en desgaste, enorme ciertamente, de los partidos tradicionales, pero sin expulsarlos del poder.

Convergència sigue reteniendo la presidencia de la Generalitat a pesar de las ganas con que aplicó la tijera social hasta 2012, en vanguardia de la derecha española, y luego del laberinto con su hoja de ruta hacia la independencia en el que se metió; Rajoy ha sufrido un desgaste colosal por la corrupción y los recortes, pero sigue siendo el jefe de la formación más votada y es el que tiene más posibilidades de repetir como presidente, gracias a la gran coalición antisánchez que ha sabido promover; el nacionalismo vasco sigue siendo hegemónico en Euskadi y es el que ofrece el resultado fijo en la quiniela de hoy; y el PP de Feijóo también tiene todas las bazas para seguir gobernando en Galicia, aunque llegue a las urnas con un margen de incertidumbre.


Si nadie en Europa observa con especial preocupación las elecciones de hoy, tampoco la hay por la parálisis política que se instalado primero en Cataluña y desde hace ya nueve meses en el Gobierno de España. A juzgar por el buen funcionamiento de la economía y por el incremento de las inversiones, ni la improbable secesión catalana ni la parálisis gubernamental española quitan el sueño en las cancillerías e instituciones europeas, más preocupadas por el Brexit, el terrorismo yihadista, la crisis de los refugiados, la rebelión iliberal y antieuropea del grupo de Visegrado o la faz cada vez más amenazante de un Putin crecido gracias a su protagonismo en Oriente Próximo. Cada uno lee las cifras económicas a su aire: para los indepes son la confirmación de que la república catalana no da miedo, pero para sus adversarios son exactamente la demostración de que nadie cree en la viabilidad de esas hojas de ruta y sus amenazas de proclamaciones unilaterales.

Por más noventayochistas que intentemos ponernos, España no es el problema, aunque Europa tampoco sea la solución. Visto desde el ancho mundo, no hay problema español, como apenas hay problema catalán. Al contrario: ahora vale la frase maldita de Aznar: España va bien, Cataluña va bien e incluso Barcelona va bien (y también Madrid, naturalmente). Estamos ya italianizados: la economía y la realidad van por un lado y la política y los discursos van por otro. Si los españoles no son capaces de formar un gobierno, allá ellos, mientras sigan creciendo y pagando puntualmente lo que adeudan.

Si acaso, la pérdida que estamos sufriendo, que la hay con toda seguridad, no es de las que llama la atención desde fuera de nuestras fronteras hispánicas. No alarma lo que no produce alarma a los intereses europeos e internacionales; algo que no quiere decir que no nos sucedan cosas alarmantes. España y Cataluña van bien, pero España y Cataluña cada vez cuentan menos, cosa que no tan solo no les importa a nuestros socios y amigos de fuera sino que incluso les viene bien en un momento en el que todos sufren, los países grandes y los chicos, como resultado de la redistribución de poder que se está produciendo en el planeta en detrimento del mundo occidental y europeo principalmente.

Nuestras crisis no nos están pasando facturas de momento en forma de ascenso y llegada al gobierno de los populismos, pero sí está destruyendo un patrimonio de prestigio y de influencia internacionales prácticamente en todos los niveles de las administraciones, aunque con la notable y elocuente excepción de las dos mayores ciudades españolas, Madrid y Barcelona, que siguen conservando e incluso han renovado su atractivo y su capacidad de influencia en un momento de crisis de las naciones y los Estados europeos. Convendría analizar bien este fenómeno, para ver cuánto tiene de universal y objetivo en un mundo cada vez más articulado por las redes de las grandes ciudades, y cuanto debe a las formaciones políticas que gobiernan las dos principales urbes hispánicas desde hace apenas dos años, en la única alternancia seria que se ha producido como efecto de la crisis.

La irrelevancia tiene la ventaja de que no adquiere tintes dramáticos en el presente, aunque pueda ser decisiva en el futuro, cuando las cosas no vayan tan bien y no tengamos ya palancas útiles para actuar y buscar las alianzas que nos convengan. La atención europea y mundial se centró en España en el verano de 2012 cuando la economía española se hallaba al borde del colapso y a un paso de la intervención. Ahora los sensores de alarmas no están situados ni en Galicia ni en Euskadi, y tampoco en Madrid y Barcelona. Afortunadamente.


Comentarios

Sí, de acuerdo, Putin es una amenaza, y qué le parece al autor la destrucción de cuatro países por parte de la administración estadounidense? Es Estados Unidos una amenaza para la humanidad o no?
No se ha hundido el mundo, no han llegado las siete plagas de Egipto, más bien al contrario. Nada de eso ha ocurrido, ni tampoco ocurrirá si llegara a darse esa mágica conjunción astral que permitiera en España un gobierno del cambio. Con tanta pelea en la izquierda nadie lo diría, pero a juzgar por el despliegue armamentístico de los guardianes del calabozo -por tierra, mar, aire, televisión y periódicos- , está claro que no las tienen todas consigo, que no se fían y que admiten la posibilidad de un acuerdo que pudiera hacerles perder el poder. Saben, por experiencia, que nunca se puede decir “fú” hasta que no pasa el último gato.
1.La gente ayer ha pedido estabilidad. Ha renovado la confianza en dos gobiernos que han tenido resultados discretos pero aceptables y a los que no ha golpeado directamente la corrupción.2.Los separatistas han sacado lo de siempre.3.Como era previsible el PSOE se sigue desangrando en favor de los populistas... que sin embargo tampoco cumplen objetivos.4.Los problemas que se ven más allá de los pirineos aun no han llegado aquí... afortundamente, Queda lejos el 11-M y no hemos sufrido después nada parecido a lo que han sufrido varias ciudades europeas en el último año... aunque eso no quiere decir que no pueda ocurrir mañana (y toco madera).5.Si llegara a ocurrir... en muy poco tiempo veríamos en España exactamente lo mismo que vemos en el resto de Europa y por prudencia, y cruzando los dedos después de las detenciones de hoy, me quedo aquí.6.Putin y Rusia (un país con el PIB de España) no es enemigo de Europa... aunque los fabricantes de revoluciones de colores, destructores de ESTADOS (Libia, Siria...etc) y de jihadistas fuera y dentro de Europa estén interesados en vender la burra.7.Rusia y China significan oportunidades de negocio y expansión del comercio... CADA UNO DEFENDIENDO SUS INTERESES pero buscando soluciones win win. La alternativa es lo que se ha hecho en las últimas dos décadas que ya vemos a lo que lleva... Al desastre.8.Podemos pelearnos con Rusia y respaldar a EEUU en su enfrentamiento contra China. Podemos seguir de "colegueo" con aquellos que nos han llenado el continente de inmigrantes, de mezquitas e imanes radicales, y con el suproducto que eso trae consigo... y podemos seguir como si no pasara nada ahora que EEUU "pivota" hacia Asia Pacífico (que es donde está el negocio presente y futuro... y los intereses) y Gran Bretaña sale corriendo después de haber logrado meter a la UE en todos los charcos posibles para ralentizar y desviar su camino... pero si lo hacemos... el resultado no será diferente al que tenemos hoy.
Eso de que España y Cataluña van bien... y que Europa va bien... no resiste el análisis más somero.Los nubarrones y los peligros que acechan son tantos que si no tenemos suerte... nos la vamos a pegar... tanto los unos como los otros.
¿Y América está invadiendo Europa? No, pero los musulmanes sí, y a Putin le sobran las ganas. Jejeje... lo que sea para engañar a los amargaditis envidiosones.
"(AFP) - Las acciones de Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania [y del mundo con 50% de los depositos de Europa], alcanzó un mínimo histórico el lunes después de informes en el fin de semana que Berlín había rechazado ayuda estatal para el prestamista asediado." Y comienza la espiral de la muerte. ¿A quién van a culpar? ¿Obama? ¿Zapatero? ¡¡¡¡Ya sé!!!! Los sociocomunistas.
Alguien dijo una primera vez: “No hay situación, por muy mala que sea, a la que el ser humano no se pueda adaptar”. La sociedad española, al igual que otras sociedades europeas, se está adaptando con resignación a una clara situación de decadencia.
"ADVERTENCIA: el colapso de Deutsche Bank podría ENTERRAR LA UE al hundirse las acciones aún más en el segundo día de CARNICERIA. El sistema bancario de la zona euro podría implosionar, arrastrando al euro con él, si el gobierno de Ángela Merkel permite que Deutsche Bank falle, los expertos han advertido, mientras el precio de la acción del banco llegó a nuevos mínimos en el comercio de esta mañana." ¿Y Cataluña y España van bien? ¿Usa culpable? ¿Bush? Por cierto, el D. B. es el banco más grande del mundo y tiene el 50% de los depósitos europeos. ¿Habrá suficiente dinero en Europa para salvarlo? Es difícil decirlo. y más difícil enfrentarlo. De algo estoy seguro: No ser Angela Merkel. Y ahora, a temblar progres que se os viene encima el tsunami. Europa sin el dinero de Alemania no es nada. Tenían razón los británicos en irse, y los socios europeos en lamentarse e insultar el BritEscape. Tendrán mala dentaduras los brits, pero tontos no son. Se quedaron fuera del Euro.
El otro día en el canal de National Geographic, en su programa, Sin Censura pusieron uno dedicado a Putin. Salía una constelación de personas, no muy amigas de él evidentemente, que lo ponían verde. (Uno decía si le miro a los ojos, veo un asesino. Otro decía si le miro a los ojos solo veo 3 cosas KGB, KGB, KGB.Fue muy interesante pero hubo algo que me llamó la atención por lo positivo y es que según decían siempre cumple con su palabra y respeta los tratos que hace.Si eso es verdad, que supongo que sí, y en relación con la amenaza a Europa por parte de Rusia, él hizo hace años una declaración sobre el oso ruso como el rey de la estepa y su voluntad de no emigrar a otros climas que no le sientan tan bien.¿Debemos creernos todo el programa de National Geographics o sólo la parte que más nos guste o interese?
Como dicen en mi pueblo siempre que llovió, escampó. Ahora no será diferente. Europa está en crisis porque el mundo está cambiando y ella también pero la salida de Gran Bretaña puede ser una magnífica oportunidad para volver al rumbo perdido a raíz de la caída del muro.Es hora de construir el estado europeo aprovechando que se fue el encargado de frenar e impedir su construcción.En el siglo de las civilizaciones, la civilización europea debe construir su estado y hacerse mayor de una vez.