Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inestabilidad en Cachemira ensombrece los logros económicos de India

El primer ministro celebra durante el Día de la Independencia haber "dejado atrás" a las grandes economías del mundo. Los analistas advierten de que el país todavía necesita ejecutar importantes reformas

India celebra este lunes por todo lo alto el Día de la Independencia que en 1947 firmó con Gran Bretaña. Como cada año, la gente se ha lanzado a las calles a gritar “viva India” con sus banderas tricolores. El primer ministro, Narendra Modi, se dirigió a la nación desde el emblemático fuerte rojo, en el corazón de Nueva Delhi, la capital del país asiático. La economía del país —que se prevé crezca un 7% del PIB en este y el próximo año— ha representado el centro del discurso oficial. 

Escolares indios celebran el 70 aniversario de la independencia del país de Gran Bretaña.
Escolares indios celebran el 70 aniversario de la independencia del país de Gran Bretaña. AFP

“Hemos dejado atrás a las grandes economías del mundo en cuando a PIB y crecimiento”, aseguró el dirigente ataviado con un colorido turbante. Habló de las reformas que se han implementado para atraer la inversión extranjera. En concreto se refirió a una que se discute en el Parlamento para unificar los muy complicados impuestos indios que, de aprobarse, sería una de las más importantes reformas de su Gobierno: “No hemos permitido que la inflación suba del 6%, a pesar de dos años de sequía y la preocupación por las cosechas".

Algunos analistas aseguran, sin embargo, que aunque hay algunos progresos, aun falta que cristalicen las reformas. “Todavía es muy rápido decir que la economía india es un gran éxito. Hasta cierto punto es desconcertante porque este crecimiento todavía no se ha reflejado en otros indicadores, como ventas de las empresas, y un aumento del gasto de los consumidores”, asegura Amitabh Dubey, director de investigación para India de la consultora Trusted Sources. En su opinión, el tema con más rezago ha sido la creación de empleo, en el que los indios habían puesto mucha esperanza. Según las cifras oficiales, en ocho sectores cruciales, entre ellos textiles, metales y automóviles, sólo se aumentaron 135.000 puestos de trabajo en 2015, contra los 419.000 en 2013.

Modi también se felicitó por la transparencia” que ha ido ganado su Gobierno y también por la simplificación de los procesos burocráticos para los ciudadanos comunes como el pago de impuestos, la expedición de pasaportes o la compra de billetes de tren.

La tensión aumenta en Cachemira

El primer ministro hinduista no hizo referencia directa a uno de los temas más candentes de India este verano, la inestabilidad de Cachemira. Un oficial murió cuando unos militantes separatistas de la región norteña en disputa con Pakistán atacaron una estación de policía en Nowhatta. Precisamente este ha sido un verano de enfrentamientos en la región, que quedó marcada desde la Independencia y Partición de India y Pakistán, quedando en medio de estos dos países y disputada por ambos.

Este verano ha resurgido la violencia, aunque sin llegar al nivel que se vivía en los años noventa. Más de 60 personas, entre ellas dos policías, han muerto en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que ocurrieron cuando el Ejército mató el pasado 8 de julio a un militante separatista de 22 años. El suceso sirvió de recordatorio al país de que una parte de los cachemires quiere la independencia de India, o al menos una disminución de la presencia militar en la zona. Aunque Modi no se refirió directamente a los problemas de Cachemira —gobernada por India—, pidió a los jóvenes que han tomado las armas "que vuelvan con sus padres y que eviten la violencia”.

El primer ministro se dirigió también a su país rival, con el que ha peleado tres guerras: “Ha llegado el tiempo de que Pakistán ofrezca una respuesta al mundo de las atrocidades [que efectúa] contra la gente en Baluchistán y Cachemira ocupada por Pakistán”.

Justo en estos días también han surgido protestas en la Cachemira del lado paquistaní por la brutalidad de las fuerzas armadas. En un giro diplomático el secretario de exteriores pakistaní, Aizaz Chaudhry, ofreció en el aniversario de la Independencia de India un diálogo para resolver el problema de Cachemira de acuerdo con las resoluciones de la ONU.

Otro de los grandes temas pendientes en India sigue siendo el de la igualdad. Precisamente los dalits, o intocables, se han manifestado en las últimas semanas en Gujarat, el Estado de Modi, debido a los abusos que sufre su casta. “La agenda de justicia social todavía está lejos de cumplirse en India. El gobierno de Modi apoya a las clases dominantes, las altas. En algunos de los estados donde su partido gobierna no se representan los intereses de los oprimidos, sobre todo dalits y musulmanes”, explica el investigador Dubey. Menciona que Modi tardó días en condenar los ataques a dalits en Gujarat. Dubey asegura que, en la opinión de los más cínicos, lo hizo sólo para no perder los votos de esta casta, que representa millones de electores.