Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre Hamel, un sacerdote jubilado que seguía ayudando en la iglesia

El cura de 86 años fue degollado por dos yihadistas cuando daba misa

El padre Hamel era auxiliar de la parroquia de Saint-Etienne-du-Rouvray.

El padre Jacques Hamel, nacido en 1930 en Darnétal, en el departamento normando de Sena Marítima, y ordenado cura en 1958, celebró en 2008 su jubileo de oro. Llevaba 10 años siendo el sacerdote auxiliar de la parroquia de Saint-Etienne-du-Rouvray, muy querido en la localidad. A sus 86 años, era él quien oficiaba la misa cuando no estaba disponible el padre Auguste Moanda-Phuati, como este martes por la mañana, en el que dos supuestos yihadistas irrumpieron durante la ceremonia y degollaron al religioso. Los asaltantes, que fueron abatidos por la policía al cabo de una hora, mantuvieron retenidas a otras cuatro personas, una de las cuales está herida de gravedad.

“Era un cura valiente para su edad. Los curas tienen derecho a jubilarse a los 75 años, pero él prefirió seguir trabajando al servicio de la gente porque se sentía todavía con fuerzas”, indicó el padre Moanda-Phuati al diario francés Le Figaro. “Era muy estimado, era un hombre bueno, simple, sin extravagancias. Nos hemos beneficiado mucho de su experiencia y de su sabiduría en la parroquia de Saint-Etienne. Ha dedicado casi toda su vida a estar al servicio de la gente”, añadió.

“Siempre estaba presente para celebrar los bautizos, los matrimonios, los funerales, para reunirse con la gente. Era un hombre muy activo”, señaló por su parte Philippe Maheut, vicario general de la diócesis de Rouen, a la que pertenece Saint-Etienne-du-Rouvray, a la televisión France24.

Más información