Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de EE UU investiga la muerte de un afroamericano por disparos de la policía

Un nuevo vídeo muestra la violencia policial contra un afroamericano, Alton Sterling, mientras era detenido por dos agentes

Dos uniformes negros y una camiseta roja. Dos policías blancos y un hombre negro. Son las figuras que aparecen en el último vídeo que sacude a Estados Unidos con las imágenes de un afroamericano muerto mientras era detenido por la policía. La grabación, de menos de un minuto, muestra cómo los agentes forcejean con Alton Sterling, un hombre negro de 37 años que vendía CD’s en la puerta de un supermercado en la madrugada del martes al miércoles. El vídeo lo grabó un testigo que se encontraba en el interior de un coche en el aparcamiento.

Alton Sterling.  Decenas de habitantes de Baton Rouge, Luisiana, se congregaron para protestar durante la madrugada del martes al miércoles con motivo de la muerte de Alton Sterling.

En las imágenes se observa como los dos policías cargan contra Alton Sterling y, tras forcejear, le tumban delante de un coche gris, frente a las puertas de la tienda Triple S Food Mart. Con Sterling en el suelo, uno de los agentes apoya su rodilla contra el hombro del sospechoso, desenfunda su pistola y apunta a la frente de Alton Sterling. En ese momento, la cámara gira hacia el interior del vehículo. Se oyen varios disparos y un “Dios mío, Dios mío”. Un hombre, susurra y pregunta, “¿le ha disparado?”. Entre sollozos, una mujer responde, “sí”.

Según declaró el dueño de la tienda, Abdullah Muflahi, Alton Sterling tenía una pistola en su bolsillo, pero no la sacó ni mostró resistencia a las órdenes de los policías. Tras el suceso, la policía retiró las cámaras de la tienda. “Esto podría haberse manejado de otra manera” comentó Muflahi, “los policías fueron muy agresivos desde el principio.”

A lo largo de la mañana de este miércoles, familiares, amigos y representantes de la organización en defensa de los derechos afroamericanos más importante del país, la NAACP, han protagonizado protestas pacíficas y ruedas de prensa demandando el encarcelamiento de los policías, que fueron suspendidos de empleo pero no de sueldo. “Si el sistema funciona para todos, entonces estos policías deberían ser encarcelados y juzgados, con sus abogados y todo lo que quieran, pero juzgados” afirmó un representante de la NAACP ante los medios.

El gobernador del Estado de Luisiana, John Bel Edwards, celebró una rueda de prensa este mismo miércoles por la mañana en la que aseguró que tanto las autoridades locales como la división de derechos civiles del Departamento de Justicia van a realizar una investigación "detallada, profesional y metódica" para averiguar la causa de los hechos. “Las imágenes son perturbadoras por decir poco” afirmó Edwards, que también pidió unidad y calma a los ciudadanos.

Tras la autopsia, William “Beau” Clark, forense de East Baton Rouge dijo que las pruebas iniciales muestran más de dos heridas de bala en el pecho y la espalda, y que Alton Sterling murió a causa de dichos disparos, según declaró al periódico local The Advocate.

Este suceso se convierte en el último caso de violencia policial contra la comunidad negra, fenómeno que llamó la atención de todos los estadounidenses cuando en agosto de 2014, Michael Brown fue matado a tiros por un policía de Ferguson, en el Estado de Misuri. Hace casi dos años, el 17 de julio de 2014, Eric Garner murió ahogado por varios agentes de policía que intentaban detenerle en las puertas de una tienda en Nueva York. Desde ese verano, la comunidad afroamericana ha liderado centenares de protestas por todo el país. Aunque los sucesos no han desistido, se han logrado implementar medidas que garantizan una mayor responsabilidad policial como el uso de cámaras en los uniformes policiales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información