Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Italia necesita un plan urgente contra la corrupción”

Luigi Di Maio, vicepresidente de la Cámara de Diputados, es el líder del Movimiento 5 Estrellas mejor situado para enfrentarse a Matteo Renzi

Luigi Di Maio, en Roma, a finales de 2014. Ampliar foto
Luigi Di Maio, en Roma, a finales de 2014. AFP

El día antes de la entrevista, la policía detuvo en Roma a los integrantes de una red que, con la complicidad de funcionarios municipales, se dedicaba a tapar mal los baches para volver a taparlos unos meses después y así lucrarse hasta el infinito con la degradación constante de la capital de Italia. Luigi Di Maio tiene 29 años, es vicepresidente de la Cámara de Diputados italiana y sin duda el político con más proyección del Movimiento 5 Estrellas (M5S), fundado por Beppe Grillo y Gianroberto Casaleggio en 2009. Di Maio, que proviene de la provincia de Nápoles, la llamada “tierra de fuegos” por la incineración ilegal de residuos tóxicos, saca a colación el caso para demostrar hasta qué punto la corrupción y el mal gobierno han influido en el resultado de las pasadas elecciones municipales. Los ciudadanos han infligido un serio varapalo al Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi y han otorgado un gran respaldo al M5S, que gobernará a partir de ahora nuevas alcaldías --entre ellas las de Roma y Turín-- y se convierte en una seria alternativa de Gobierno.

No son pocos los que ven a Luigi Di Maio como un candidato con posibilidades de convertirse en primer ministro, no en vano otro de los efectos de las municipales ha sido el de arrinconar, tal vez para siempre, “la imagen del M5S como esos bárbaros que han llegado a Roma”. El rostro de Grillo --voluntariamente ausente de la campaña-- ha sido sustituido por los perfiles más amables de Virginia Raggi, Chiara Appendino --las nuevas alcaldesas de Roma y Turín-- o del propio Di Maio, jóvenes profesionales, sin pasado político y, sobre todo, sin el pecado original de la corrupción que llevan impregnado los viejos partidos italianos.

Pregunta: ¿Cuál ha sido la clave del buen resultado del M5S?

Respuesta: Yo creo que ha sido Renzi contra Renzi. Él mismo ha sido el que ha destruido su respaldo político. Durante la campaña, se ha pasado todo el tiempo hablando del referéndum sobre las reformas constitucionales de octubre y no de los problemas reales. En Turín no ha dicho nada del 40% de paro juvenil que padecen allí y en Roma, donde hay barrios que no tienen agua, ha intentado engatusar a los ciudadanos con los Juegos Olímpicos. Es una actitud mezquina. Nosotros hemos hecho lo contrario. Hemos preguntado a los ciudadanos cuáles son sus prioridades --a través de internet y con grupos de trabajo en los barrios-- y a partir de ahí hemos hecho el programa. Y entre las prioridades no estaban los Juegos, sino el transporte público, la limpieza urbana y la transparencia en la lucha contra la corrupción.

P. ¿No puede ser Roma un regalo envenenado?

R. Sé que todo el mundo nos mira. Actuaremos con honestidad ante los ciudadanos y así nos respaldarán incluso en las decisiones más difíciles. Tenga en cuenta que nos han confiado la capital porque todos los otros han fracasado y la han destruido. Ahora tenemos la misión de reconstruir una ciudad en ruinas y ninguno tiene la varita mágica.

P. ¿Qué necesita Italia de forma urgente?

R. Dos cosas. Tenemos 10 millones de personas bajo el umbral de la pobreza, 11 millones de ciudadanos que han renunciado a curarse por dificultades económicas y, al mismo tiempo, somos el segundo país después de Bulgaria con la percepción más alta de corrupción. Necesitamos, ya, dos instrumentos. Un plan eficaz contra la corrupción y una renta básica para los ciudadanos que estén bajo el umbral de la pobreza. Eso aumentará la demanda interna y salir de la deflación. Tenemos jóvenes que tienen que emigrar, pensionistas con menos de 400 euros. Dedicaremos el dinero que se despilfarra --un 2% del PIB-- para dar 780 euros a quien tiene poco o nada.

P. ¿No puede parecer caridad institucional?

R. No, porque el sistema no funciona cogiendo el dinero y quedándote en el sillón. Según nuestro plan, si coges el dinero y te quedas en el sillón, te arriesgas a seis años de cárcel. El objetivo es ocupar la jornada de quien recibe la “renta de ciudadanía” en formación y en trabajos públicos gratuitos. Se tienen que poner a disposición del Estado, que les hará tres propuestas de trabajo. Si renuncian a ellas, pierden el derecho al beneficio. Tenga en cuenta que Italia es uno de los pocos países que no tiene una renta básica y a la vez es uno de los países con más alto número de inactivos en toda Europa, un 35% de personas que ni siquiera busca trabajo. Por tanto, no funciona la teoría de que, si coges la renta, ya no estás incentivado para ir a trabajar. Es exactamente al contrario.

P. ¿Es el M5S una amenaza para la idea de Europa?

R. En la Europa en la que los conservadores organizan un referéndum para sacar a su país de la Unión Europea, creo que el M5S sea la última de las amenazas para Europa. Tenemos 17 europarlamentarios que cada día intentan cambiar tratados y normativas desde dentro. 

Más información