Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La City ya no duerme

La salida de la UE pondría en riesgo el futuro de la milla cuadrada como centro financiero global

Vista de la City londinense desde el puente de Waterloo el pasado 23 de mayo. Ampliar foto
Vista de la City londinense desde el puente de Waterloo el pasado 23 de mayo. AFP

La City, el gran centro financiero europeo, entró este lunes en una semana frenética. Todo aquel que se siente en un despacho importante de esta milla cuadrada del centro de Londres y quiera una existencia tranquila, hará bien en cogerse vacaciones este próximo jueves. Solo que no podrá. Las grandes compañías han pedido a sus altos cargos que permanezcan en sus puestos toda la noche del jueves, en previsión de los movimientos que el desenlace del referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE puedan producir en los mercados financieros.

Las luces estarán encendidas, por ejemplo, en el despacho del español Antonio García Pascual, economista jefe para Europa de Barclays, que ya está preparado para lo que prevé que sea “una de las semanas más volátiles de los últimos tiempos”. “En el arranque de esta semana todos los activos de riesgo, en general, están subiendo. Son síntomas de que los inversores están dispuestos a asumir más riesgos, porque piensan que la probabilidad de que Reino Unido se quede ha subido, y eso es positivo para los mercados. Los mercados financieros se adelantan al impacto macroeconómico. Pero todo puede cambiar. Basta cualquier encuesta para que todo lo que se ha ganado hoy se pierda mañana. Es un tema que importa tanto, que cualquier pieza hará moverse a los mercados. Este es el gran evento. Prácticamente todos los movimientos están correlacionados con el referéndum”.

En este pequeño terreno del centro de Londres la expectativa es ciencia, como quedó demostrado en la jornada de este lunes. El jueves se cerrará una puerta, pero se abrirá otra mucho mayor. “La gente ha paralizado decisiones de inversión hasta ver qué sucede en el referéndum”, explica Nicky Edwards, directora de política de TheCityUK, un grupo que representa a la industria financiera británica. “Eso, en parte, se resolverá el viernes por la mañana, pase lo que pase. Pero si Reino Unido se va, la incertidumbre continuará porque nadie sabe cuánto tiempo se tardará en establecer la nueva relación del país con la UE”.

El futuro, en juego

El jueves está en juego el futuro de la propia City como centro financiero global. El debate está en hasta qué punto. Los servicios financieros representan el 10% del PIB británico, de modo que el futuro de la City es crucial para todo el país. Pero el Brexit podría afectar a todo el sector financiero del continente: ninguna otra ciudad europea se acerca a la magnitud de la City.

“La City seguirá siendo un gran centro financiero internacional, pero si nos vamos de la UE habría efectos negativos a corto plazo”, explica Mark Boleat, director de la corporación de la City, la autoridad administrativa que rige esta milla cuadrada. “La incertidumbre es perjudicial porque las empresas toman constantemente decisiones sobre dónde colocar sus operaciones y muchos querrán moverse de aquí. Por eso, nuestra postura es que estamos mejor dentro de la UE”.

“Una de las razones por las que Londres es un centro financiero global es que Reino Unido es parte de la UE”, añade García Pascual. “Las entidades financieras que se establecen aquí saben que tienen acceso automáticamente al resto de los mercados de la UE. Eso se suma a otros factores que convierten a la City en atractiva. Si quitas este factor, quitas una cantidad de atractivo muy importante. No sabemos cómo sería la negociación con la UE en un escenario de salida. Pero sabemos que será difícil y pensamos que el nivel de acceso a la UE no sería el mismo para Reino Unido. El impacto neto sería negativo"

Durante todos estos meses, la voz mayoritaria de la City ha sonado en favor de la permanencia. Pero no muy alto. “No hemos sido parte de la campaña, pero sí del debate”, explica Boleat. “Las compañías han expresado su visión, pero somos conscientes de que, desde la última crisis, las instituciones financieras no son muy populares. Yo defiendo que la pertenencia a la UE ha sido beneficiosa para el país. Abandonarla significaría, como poco, incertidumbre. Es un riesgo que no deberíamos correr”.

Más información