El hermano del detenido por matar a Jo Cox dice que tenía problemas mentales

Un hombre distinto al arrestado fue apercibido por la policía tras amenazarla en marzo

Tommy Mair supuesto asesino de Jo Cox, en 2011.
Más información

El sospechoso detenido por el asesinato de Jo Cox, al que la prensa británica identifica como Thomas Mair, de 52 años, es uno de los vecinos a los que la diputada representaba en el Parlamento británico. Vivía solo en una vivienda social de Birstall, a unas calles de donde Cox tenía su oficina y muy cerca de donde esta murió. Los vecinos lo describen como un hombre introvertido y solitario.

La policía maneja dos líneas de investigación respecto al sospechoso: su salud mental y su posible filiación a la extrema derecha. Al menos dos testigos aseguran que oyeron al atacante gritar “¡Britain first!” (“Gran Bretaña primero”), que es el nombre de un partido neofascista. Los agentes registraron la vivienda de Mair en busca de pruebas de su conexión con la extrema derecha. Su nombre aparece, según The Guardian, en al menos dos webs de contenido extremista. El mismo diario publica facturas que indican que Mair compró manuales para construir armas caseras en una web de un grupo neaonazi estadounidense.

El hombre señalado por vecinos y allegados como el detenido por la muerte a tiros y puñaladas de la diputada laborista —asesinada este jueves en plena campaña a favor de la permanencia de Reino Unido de la Unión Europea— tenía antecedentes por enfermedad mental, según ha contado su hermano Scott a la prensa británica. Su familiar ha insistido en que no tenía particular interés en política, ni era racista, ni violento. "Me cuesta creer lo que ha ocurrido. Tenía antecedentes de enfermedad mental, pero recibía ayuda. Lloré cuando oí [lo ocurrido]. Lo lamento tanto por [la diputada] y su familia", declaró Scott Mair a los medios británicos.

Otro hermano, este solo de madre, mulato y de nombre Duane St Louise, asegura en The Guardian que Mair realizó trabajo de voluntariado en una escuela para niños con discapacidades. El sospechoso no tenía pareja. “Tuvo una en su juventud pero un amigo se la quitó y dijo que ya no quería otra”, explica St Louise.

Mair, según el testimonio de sus vecinos, era aficionado a la jardinería y cuidaba de algunos jardines del vecindario. Vivió con su abuela hasta que esta murió en 1996. Fue con ella, y no con su madre, con quien se crio. Pero, según su familia, visitaba a su madre al menos dos veces por semana.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Aunque las autoridades no han confirmado oficialmente que Mair sea el hombre detenido, la prensa británica traza este viernes su perfil a través de vecinos y allegados. Tommy Mair, de 52 años, ha sido definido por su entorno como un hombre solitario, desempleado y con problemas de salud mental. El propio sospechoso declaró en una ocasión en la prensa local que había acudido a un centro de salud mental para adultos.

En las últimas horas, en las que la conmoción ha hecho que los políticos suspendan la campaña para el plebiscito del 23 de junio sobre el Brexit, se ha conocido que la diputada laborista había denunciado la recepción de "mensajes maliciosos" desde hace tres meses. La Policía británica ha explicado que detuvieron en marzo a un hombre con relación a estos mensajes y que ese sospechoso no era Tommy Mair. "El arrestado recibió una amonestación", ha explicado la Policía, según informa Reuters.

Cox, abogada de 41 años del Partido Laborista y firme partidaria de la permanencia a la Unión Europea de Reino Unido, murió después de ser atacada en plena calle con un puñal y un arma de fuego.

Era diputada desde 2015, fue directiva de la ONG Oxfam y tenía dos hijos de corta edad. El día antes de morir, tuiteó una fotografía de su marido con sus dos hijos navegando el Támesis en una zódiac durante un acto de campaña por la permanencia en la UE. Apasionada de la política y la filantropía, al ocupar su escaño por el Partido Laborista dejó atrás una sólida carrera en la cooperación, que la llevó a trabajar en algunos de los más peligrosos conflictos armados del mundo.

Sobre la firma

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción