Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado vivo el niño que abandonaron sus padres en un bosque de Japón

El menor, de siete años, ha pasado seis días desparecido sin comida

Foto de Yamato Tanooka facilitada por su colegio. AFP

Tiene siete años y ha pasado seis días solo, perdido, sin comida y sin ropa de abrigo en un bosque con osos. Y a pesar de todo, Yamato Tanooka, el niño japonés que fue abandonado por sus padres como castigo por travieso, se encuentra ileso y en un estado de salud "relativamente bueno", según han explicado los equipos de búsqueda y rescate que lo han localizado este viernes. El menor, que ha tenido en vilo al país, se refugió en un barracón de una base militar y encontró un grifo para beber, pero ha pasado hambre y lo primero que hizo tras ser rescatado fue pedir comida.

El padre de Yamato Tanook comparece tras ser localizado su hijo. ampliar foto
El padre de Yamato Tanook comparece tras ser localizado su hijo. AFP

El menor ha sido hallado cerca de una base militar en la localidad de Shikabe, a unos cuatro kilómetros de donde fue visto por última vez por sus padres hace seis días. Se encuentra en un estado de salud "relativamente bueno" pese a que en el momento de su desaparición no llevaba agua ni comida, según han detallado fuentes policiales a la cadena estatal NHK.

"Uno de nuestros soldados se estaba preparando esta mañana para unas maniobras y abrió la puerta de uno de los edificios de la base y allí estaba", ha explicado un portavoz de las Fuerzas de Autodefensa de Japón a la cadena nacional de televisión NHK. "Entonces, le preguntó si era Yamato y el niño dijo que sí y que tenía hambre, por lo que el soldado le dio un poco de agua, pan y bolas de arroz ".

Fue evacuado en helicóptero y conducido a un hospital para hacerle un chequeo. Aunque está bien, tenía la temperatura corporal baja, por lo que se le ha mantenido toda la noche en observación como medida de precaución, según ha contado en rueda de prensa el médico que le ha atendido.

A las puertas del hospital, un lloroso y contrito Takayuki Tanooka, padre del niño, ha dado las gracias a los equipos de rescate por sus esfuerzos y se ha disculpado por los problemas causados. "Hemos reflexionado sobre lo que hicimos, fue un acto muy excesivo que obligó a nuestro hijo a pasar penurias", ha admitido Tanooka en un hilo de voz. "Lo primero que le he dicho a mi hijo ha sido 'lo siento mucho' y él ha asentido", ha añadido Tanooka.

"Queremos mucho a nuestro hijo y le prestaremos todavía más atención a partir de ahora", ha prometido. El incidente ha provocado una avalancha de comentarios en los medios y en las redes sociales, la mayoría muy críticos con los padres, al igual que en el caso del niño que cayó al foso de un gorila en Cincinnati (EE UU). La policía está considerando presentar cargos contra los  padres por abandono de menores, según informó Kyodo News.

Según el relato de los padres, el pasado sábado obligaron al niño a bajarse del vehículo en el que viajaba la familia por su mal comportamiento y lo dejaron solo en el arcén de una carretera a los pies del monte Komagatake, en la isla septentrional de Hokkaido. La idea era volver minutos después a por él, pero cuando lo hicieron el niño ya no estaba. Aunque el pequeño corrió detrás del vehículo, sus familiares aseguraron a las autoridades que lo perdieron de vista.

Los progenitores, que esperaron dos horas desde la desaparición de Yamato hasta alertar a las autoridades, denunciaron los hechos el pasado sábado por la tarde y en un primer momento mantuvieron que se perdió mientras recogían plantas en el bosque. Posteriormente, reconocieron haber abandonado al menor como castigo por su mal comportamiento, ya que había estado lanzando piedras a otros coches y viandantes durante el día que la familia pasó en el campo.

Más de un centenar de efectivos de la policía y los bomberos han participado desde el sábado en las tareas de búsqueda del menor en la zona, en la que habitan osos salvajes y donde las temperaturas bajan a siete grados centígrados por la noche. Japón se pregunta ahora cómo ha hecho el niño para sobrevivir casi una semana, ya que sus padres lo dejaron sin agua ni comida y vestía tan solo vaqueros y una camiseta. Además, en la zona, tan remota que los habitantes de la región dicen que rara vez pasan por ella, han caído abundantes lluvias estos días.

Lo poco que ha contado Yamato sobre su peripecia es que estuvo andando por las montañas hasta que encontró su refugio, una cabaña militar de metal en el que entró porque no estaba cerrado con llave. Bebió de un grifo cercano y durmió en unos colchones que había en el suelo, con los que se mantuvo caliente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información