Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

11 Estados demandan al Gobierno de Obama por los baños transgénero en las escuelas

Los demandantes afirman que el presidente no puede imponer "cambios radicales" por decreto

Baño de género neutro en Carolina del Norte
Baño de género neutro en Carolina del Norte REUTERS

Texas y otros diez Estados norteamericanos demandaron este miércoles al Gobierno de Barack Obama por emplazar a las escuelas públicas a que permitan que los niños transgénero puedan utilizar el baño del sexo con el que se sienten identificados, en el marco de una directiva federal que busca proteger los derechos de los menores trans en los centros educativos de todo el país.

La demanda, presentada ante un tribunal de Texas, afirma que el Gobierno federal no tiene autoridad para ello y acusa al ejecutivo del presidente demócrata de “conspirar para convertir los lugares de trabajo y las instalaciones educativas de todo el país en laboratorios para un experimento social masivo”. Todo ello, subraya el escrito legal, “saltándose el proceso democrático y pisoteando las políticas de sentido común que buscan proteger a niños y los derechos básicos de privacidad”.

El 13 de mayo, los Departamentos de Justicia y Educación enviaron una directiva a todas las escuelas públicas del país dando instrucciones para que tomen las medidas necesarias para garantizar un entorno “seguro y no discriminatorio” de sus estudiantes transgénero. Aunque el escrito abarca varios ámbitos, desde normas para los vestuarios o sobre cómo dirigirse en documentos oficiales a estudiantes de acuerdo con su identidad de género, el punto que más polémica creó fue el del uso de los baños, ya que está en el centro de esta nueva batalla por los derechos de la comunidad LGTB. Aunque no es legalmente vinculante, el escrito dejaba claro que las escuelas que no cumplan las instrucciones podrían perder la financiación pública de la que dependen.

Con esta decisión, Obama dio un paso más en medio de la polémica surgida después de que los Estados de Carolina del Norte y Misisipi emitieran una ley que exige que los ciudadanos usen los baños públicos del género asignado al nacer, que en el caso de las personas trans no coincide con su identidad de género.

Varios Estados amenazaron de inmediato con combatir la directiva de las escuelas, tal como han hecho ahora. El Gobierno “no puede imponer estos cambios radicales a la nación”, sostienen los demandantes en nombre de Texas, Alabama, Arizona, Georgia, Luisiana, Maine, Oklahoma, Tennessee, Utah, Virginia Occidental y Wisconsin. Nueve de los 11 demandantes son Estados gobernados por el Partido Republicano.

La demanda acusa además al Gobierno federal de intentar “reescribir las leyes por decreto”, una crítica que muchos Estados, sobre todo republicanos, han lanzado repetidamente contra Obama en otros ámbitos, como la reforma migratoria.

La directiva para las escuelas “es el último ejemplo de los intentos del Gobierno de lograr por decreto administrativo lo que no pudo conseguir mediante el proceso democrático en el Congreso”, dijo el fiscal general de Texas, Ken Paxton, tras presentar la demanda. Según Paxton, tanto las órdenes ejecutivas para regularizar a inmigrantes indocumentados —caso que también lideró Texas y que ha acabado en la Corte Suprema— como esta directiva para los escolares transgénero no son más que un intento de “circunvalar” el proceso democrático y “reescribir leyes”, no solo reinterpretarlas, como argumenta Washington.