Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el jefe militar de Hezbolá en Siria en un ataque cerca de Damasco

Mustafá Badredin estuvo implicado en el asesinato del ex primer ministro libanés Hariri

Mustafa Amine Badreddine. REUTERS Quality Producciones

El partido milicia chií libanés Hezbolá ha anunciado este viernes la muerte en Siria de Mustafá Badredin, de 55 años, uno de sus principales jefes militares en "una gran explosión" registrada cerca de Damasco. La cadena de televisión libanesa Al Mayadin informó de que el comandante del Partido de Dios perdió la vida en un ataque aéreo de Israel que se produjo el martes contra una base próxima al aeropuerto de la capital siria. "Estamos investigando si la explosión fue causada por un bombardeo aéreo, un misil o por disparos de artillería", puntualizó Hezbolá en un comunicado sin atribuir la autoría de los hechos, al tiempo que destacaba que “el gran líder yihadista” Badredin participó en la mayor parte de las “operaciones de la resistencia islámica desde 1982”. 

Israel suele guardar silencio sobre las informaciones de los medios de comunicación árabes que le atribuyen ataques en Oriente Próximo y un portavoz militar declinó hacer comentarios este viernes. El primer ministro Benjamín Netanyahu, reconoció el mes pasado, sin embargo, que sus Fuerzas Armadas han lanzado “decenas de operaciones en Siria” durante los cinco años de guerra contra arsenales o convoyes de transporte de armas de Hezbolá. Según el diario israelí Haaretz, los indicios sobre la autoría del ataque contra el comandante de Hezbolá en Siria recogidos hasta el momento restan verosimilitud a la opción de una operación de las Fuerzas Armadas de Israel. La prensas siria y libanesa, haciéndose eco del comunicado de Hezbolá, también parecían descartar esa versión. En torno a la zona del aeropuerto de Damasco existe una destacada presencia de fuerzas rebeldes.

El Tribunal Especial para Líbano, creado en 2007 por decisión del Consejo de Seguridad de la ONU, ha encausado en rebeldía a Badredin y a otros miembros de Hezbolá como autores intelectuales y ejecutores del asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, en un atentado con un coche bomba en Beirut en 2005. Para escapar de la justicia internacional el jefe militar chií se refugió en Siria, donde a partir de 2011 participó activamente en la guerra civil como aliado del régimen del presidente Bachar el Asad.

El comandante de Hezbolá fallecido llegó a estar presuntamente vinculado con el atentado que causó 241 muertos en 1983 en el cuartel de los marines estadounidenses desplegados entonces en Beirut. Badredin fue condenado a muerte como autor de varios ataques con bomba en 1983 en Kuwait, de donde huyó, mientras estaba encarcelado a la espera de que se ejecutase la sentencia, tras la invasión de 1990 por el régimen iraquí de Sadam Husein.

Badredin asumió el mando de la milicia en Siria tras la muerte de su cuñado Imad Mugniyé, otro comandante de Hezbolá fallecido en 2008 en Damasco en una acción atribuida también a Israel, al igual que la operación que causó la muerte del hijo de este último, Yihad, el año pasado. El jefe militar de Hezbolá estuvo al frente de la ofensiva de Al Qusair, que en febrero de 2013 contribuyó a aliviar la presión de las fuerzas rebeldes sobre el régimen de El Asad. Estados Unidos considera que en los últimos tiempos Badredin dirigía la operaciones militares de Hezbolá en Siria, según informa Reuters. Como jefe militar llegó a acompañar al líder de la organización, Hasán Nasralá, en encuentros de alto nivel con el presidente sirio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >