Turquía refuerza sus controles para frenar el tránsito de yihadistas a Siria

El brote de atentados en el país euroasiático está relacionado con las medidas de Ankara para evitar el paso a los combatientes extranjeros

Habitantes de Estambul colocan flores en el lugar de la Avenida Istiklal donde el pasado 19 de marzo murieron cuatro turistas al inmolarse un suicida vinculado al Estado Islámico.
Habitantes de Estambul colocan flores en el lugar de la Avenida Istiklal donde el pasado 19 de marzo murieron cuatro turistas al inmolarse un suicida vinculado al Estado Islámico.CEM TURKEL (EFE)

No hace mucho resultaba bastante simple unirse al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Bastaba contactar con alguno de sus miembros a través de Internet, comprar un billete de avión a Estambul, tomar un autobús hacia las provincias fronterizas con Siria y cruzar al territorio del autodenominado Califato. Las redes de traficantes, que durante décadas han vivido del contrabando entre ambos países, servían de guía para dar este último paso y las autoridades turcas, empeñadas en la caída del presidente sirio, Bachar el Asad, hacían la vista gorda a los movimientos de los aspirantes a yihadista; fuesen del Frente Al Nusra —filial siria de Al Qaeda—, del ISIS o de cualquier otro grupo islamista radical. Pese a las denuncias de los representantes políticos de la oposición sobre las actividades yihadistas, el Gobierno turco, dirigido por el partido islamista de la Justicia y el Desarrollo (AKP), hacía oídos sordos.

Pero todo esto ha cambiado en el último año, según los expertos y fuentes de la lucha antiterrorista europea. De hecho, hace poco más de un mes, un militante que se hacía llamar Abu Hazer Ansari y no ocultaba a nadie su pertenencia a Al Nusra se mostraba contrariado porque las fuerzas de seguridad turcas no le permitiesen regresar a Siria a combatir, después de haberle atendido en un hospital de sus heridas de guerra.

Más información
El atentado en Turquía cuestiona al Gobierno ante el auge del yihadismo
La OTAN apoya con cautela la ofensiva turca contra el yihadismo
EE UU y Turquía forjan un plan para asegurar la frontera siria

“Ha sido un proceso gradual. A finales de 2014, Turquía empezó a reforzar la seguridad en su frontera”, explica Gareth Jenkins, analista del Institute for Security and Development Policy. Desde junio de ese año hasta septiembre, el ISIS había mantenido secuestrados a 49 empleados del consulado turco en la ciudad iraquí de Mosul, lo que, de acuerdo con las autoridades de Ankara, les impedía tomar represalias contra la organización yihadista. “El ataque suicida de enero de 2015 contra una comisaría de Estambul hizo entender a los turcos que el ISIS era una amenaza real también para ellos, así que el Gobierno comenzó a preocuparse por las actividades del grupo”, añade Jenkins.

Otros dos factores han ayudado a restringir el flujo de combatientes extranjeros a Siria. Uno han sido las presiones occidentales para que Turquía se tomase en serio la lucha contra el ISIS, lo que llevó a que el país euroasiático estableciese lo que han llamado mesas de análisis de riesgo en los aeropuertos y entradas fronterizas. En los últimos cinco años —aunque mayormente desde 2015—, Turquía ha negado la entrada a 38.269 personas por sospechas de que podrían unirse a grupos armados; otros 3.290 extranjeros presuntamente vinculados al yihadismo han sido deportados a sus países. Además, afirma una fuente de seguridad europea, se ha reforzado mucho la cooperación con la policía turca, lo que ha llevado a la detención de decenas de sospechosos.

La segunda razón ha sido el progreso de las milicias kurdas YPG en el norte de Siria, las que con el apoyo de la aviación y el envío de armas de Estados Unidos —uno de los países que más ha criticado la falta de control turco en su frontera sur— han logrado arrebatar al ISIS buena parte de su territorio colindante con Turquía, incluidas varias poblaciones que servían de paso seguro.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Esa ha sido una de las razones por las que Turquía se ha convertido en objetivo del Estado Islámico, según coinciden fuentes del Ejecutivo de Ankara y analistas locales. No en vano, lo mismo ocurrió en 2013, cuando los turcos trataron de restablecer cierto control fronterizo y fueron sacudidos por dos de los atentados más graves sufridos por el país hasta esa fecha: un vehículo cargado de explosivos en el paso fronterizo de Cilvegözü en febrero (17 muertos) y un doble coche bomba en la localidad de Reyhanli en mayo (52 fallecidos). Todos los ojos se dirigieron hacia grupos yihadistas, pero el Gobierno islamista —al que la oposición acusaba de “paquistanizar” Turquía por su utilización de los islamistas para desestabilizar el país vecino— trató de apartar responsabilidades acusando al régimen de Damasco.

Una calle de Suruç, tras el atentado sufrido en julio de 2015.
Una calle de Suruç, tras el atentado sufrido en julio de 2015.

En 2015, en cambio, se inició la campaña de ataques terroristas más letal vivida por Turquía en su historia. Si bien el hecho de que se dirigiesen hacia el entorno del que entonces se presentaba como uno de los principales adversarios políticos del partido gobernante, la formación prokurda HDP, hizo sospechar a la oposición de que el propio Ejecutivo podría estar detrás de los atentados; si no por acción, por omisión. Cabe señalar que la radicalización de los miembros de la llamada “célula de Adiyaman”, a la que se imputan los ataques de Diyarbakir, Suruç y Ankara del pasado año (todo ellos contra congregaciones de partidos izquierdistas y kurdos), había sido denunciada varias veces por sus familias a la policía, sin que las autoridades movieran un dedo para detenerlos.

“Hemos visto la primera etapa, en la que el ISIS ha atacado a sus enemigos dentro de Turquía: los kurdos. Ahora estamos en un segundo nivel: atentados contra turistas, que indirectamente dañan también a Turquía. Y por el momento podemos esperar más ataques a objetivos extranjeros en suelo turco, como los que hemos visto en Sultanahmet y la avenida Istiklal”, sostiene Jenkins: “Son avisos para que Turquía deje de perseguir las actividades del grupo. Pero podríamos llegar a una tercera etapa: la de que el ISIS comience a atacar directamente a objetivos del Gobierno”.

Decenas de graves atentados en el último lustro

Andrés Mourenza
  • 20 de Septiembre de 2011. Ankara:  Un coche bomba explota en la céntrica avenida Kumrular y mata a cinco personas y hiere a 40. El grupo armado kurdo TAK se atribuye el atentado.
  • 29 de octubre de 2011. Bingöl. Un suicida del grupo armado kurdo PKK hace detonar su carga explosiva en el centro de esta ciudad. Mata a dos personas y causa heridas a 20.
  • 25 de mayo de 2012. Pinarbasi. Tres militantes del PKK kurdo se hacen explotar al volante de un vehículo con explosivos en esta localidad de la provincia de Kayseri. Muere también un policía y otras 16 personas resultan heridas.
  • 20 de agosto de 2012. Gaziantep. Un vehículo bomba explota junto a comisaría en el centro de la ciudad, matando a 10 personas (la mayoría civiles) e hiriendo a 69. Se sospecha del TAK kurdo
  • 1 de febrero de 2013. Ankara. Un miembro del grupo de extrema izquierda DHKP-C se hace estallar en el control de seguridad del Consulado de EE UU en la capital turca matando a otra persona e hiriendo a tres.
  • 11 de febrero de 2013. Cilvegözu. Un coche bomba estalla en este paso fronterizo entre Turquía y Siria matando a 17 personas e hiriendo a 33. Se sospecha de grupos armados sirios, pero el Gobierno turco acusa a los servicios secretos del régimen de Bachar El Asad.
  • 11 de mayo de 2013. Reyhanli. Dos coches bomba explotan matando a 52 personas e hiriendo a 146 en esta localidad fronteriza con Siria. Se sospecha del ISIS y del Frente Al Nusra, pero el Gobierno turco acusa a grupos vinculados al régimen de Damasco.
  • 6 de enero de 1015. Estambul. Una militante del ISIS se hace estallar en la comisaría de la policía turística de Sultanahmet, matando a una agente de policía e hiriendo a otra.
  • 5 de mayo de 2015. Diyarbakir. Dos bombas en un mitin electoral del partido prokurdo HDP acaban con la vida de cuatro personas. Hay más de un centenar de heridos. Se detiene a un militante vinculado al ISIS.
  • 20 de julio de 2015. Suruç. Un suicida vinculado al ISIS se hace estallar en un acto izquierdista prokurdo y provoca 34 muertos y 104 heridos.
  • 2 de agosto de 2015. Karabulak. Un militante del PKK kurdo empotra un tractor cargado con dos toneladas de explosivos en un cuartel de la gendarmería de esta localidad de la provincia de Agri. Mueren el autor del ataque y dos gendarmes. Hay 24 heridos.
  • 10 de agosto de 2015. Estambul. Un militante del grupo de extrema izquierda HS-B se estalla al volante de un vehículo cargado de explosivos junto a una comisaría del barrio de Sultanbeyli, a lo que horas después sigue un ataque con armas de fuego. Mueren los tres atacantes y 10 personas resultan heridas. El mismo día, dos militantes del DHKP-C abren fuego contra el consulado de EE UU en Estambul.
  • 10 de octubre de 2015. Ankara. Dos suicidas vinculados al ISIS se estallan en una manifestación pacifista convocada por la oposición izquierdista y pro-kurda. Mueren 102 personas y hay más de 400 heridos. Es el atentado más letal de la historia del país.
  • 11 de enero de 2016. Estambul. Un militante del ISIS se suicida con explosivos en la plaza Sultanahmet de Estambul matando a 10 turistas alemanes e hiriendo a otras 15 personas.
  • 14 de enero de 2016. Çinar. Un camión cargado de explosivos es detonado junto a una casa cuartel de la policía de esta localidad de la provincia de Diyarbakir matando a seis personas —casi todos civiles— e hiriendo a 40. El PKK kurdo reconoce la autoría.
  • 17 de febrero de 2016. Ankara. Un militante hace estallar el vehículo en el que viajaba junto a varios autobuses de transporte de funcionarios y personal militar. Mueren 30 personas y 61 resultan heridas. El grupo kurdo TAK reivindica la acción.
  • 13 de marzo de 2016. Ankara. Una suicida se inmola al volante de un vehículo cargado de explosivos en el centro de la capital turca. Mueren 37 personas y hay 125 heridos. El grupo kurdo TAK reclama la autoría del ataque.
  • 19 de marzo de 2016. Estambul. Un militante del ISIS se hace estallar en la avenida Istiklal de Estambul matando a cuatro turistas e hiriendo 36.
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS