Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Zdravko Tolimir, condenado por el genocidio de Srebrenica

Esperaba en la cárcel de Naciones Unidas en La Haya su traslado a una prisión definitiva

Zdravko Tolimir (izquierda), ante los jueces en abril.
Zdravko Tolimir (izquierda), ante los jueces en abril. AP

Zdravko Tolimir, exgeneral serbobosnio, antiguo jefe de la seguridad y el espionaje del Ejército serbio, y principal aliado del también exgeneral Rato Mladic, ha fallecido en la cárcel de Naciones Unidas en La Haya, sede del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY). Condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica (1995), Tolimir, de 67 años, esperaba su traslado a otra prisión para cumplir la pena. Las causas del óbito no se han hecho públicas todavía. En marzo de 2006 también murió en su celda el expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic. En su caso, no había concluido el proceso en su contra por el mismo cargo, además de crímenes de guerra y contra la humanidad.

En Srebrenica fueron asesinados unos 8.000 varones musulmanes bosnios, y durante el juicio en primera instancia, celebrado en el año 2012, Tolimir fue descrito como “la mano derecha de Mladic, que llegó a saber incluso más cosas que su aliado”. "Gracias a su privilegiada posición, Tolimir conocía la deriva genocida de la cúpula serbobosnia y fue por ello responsable de genocidio”, añadieron los jueces. El procesado dijo entonces que su trabajo consistía en “atacar a grupos terroristas”. Ratko Mladic está siendo procesado a su vez por genocidio ante el TPIY, junto con el jefe político de ambos, el expresidente serbobosnio Radovan Karadzic. Su caso está a punto de concluir y el fallo está previsto para el mes que viene.

Tolimir no fue detenido inmediatamente después de la tragedia de Srebrenica. Pudo retirarse del Ejército de su país sin deshonra, pero huyó al ser acusado de genocidio en 2005. Su detención se produjo en 2007, y desde entonces ha permanecido en Holanda. La apelación presentada contra su primera condena en firme confirmó la cadena perpetua, aunque suprimió el cargo de genocidio por destrucción de mezquitas y por haber separado a los hombres y las mujeres musulmanes expulsados de la localidad de Zepa, al suroeste de Srebrenica.