El presidente saliente de Portugal veta la ley de adopción para homosexuales

Cavaco Silva también devuelve al Parlamento la reforma de la ley del aborto

El presidente saliente de Portugal, Anibal Cavaco Silva, este domingo tras votar en Lisboa.
El presidente saliente de Portugal, Anibal Cavaco Silva, este domingo tras votar en Lisboa. PATRICIA DE MELO MOREIRA (AFP)

Aníbal Cavaco Silva se despide de la Presidencia de Portugal el próximo 9 de marzo después de 10 años de mandato, pero antes ha decidido vetar dos leyes salidas del nuevo Parlamento de izquierdas: el derecho a la adopción de las parejas gais y la reforma a la ley del aborto.

Más información
Polémica por el endurecimiento de la ley del aborto en Portugal
Portugal aprueba el matrimonio homosexual tras un intenso debate

Estas dos leyes fueron las primeras aprobadas por la nueva mayoría de izquierdas del Parlamento portugués, formado tras las elecciones de octubre. La que permite la adopción por parte de parejas gais había sido rechazada en varias ocasiones por la mayoría conservadora antes de que la unión de Partido Socialista, Partido Comunista y Bloco de Esquerda para rechazar al Gobierno de Passos Coelho permitiera su aprobación en el Parlamento. En el caso de la ley del aborto, los partidos de izquierda revertieron una reforma a la normativa que introducjo la obligatoriedad de la consulta psicológica y el pago de una tasa de 7,75 euros para la interrupción del embarazo, antes gratuita.

El veto del Cavaco Silva solo significa, en realidad, un retraso en la aplicación de esas leyes. Los textos volverán a la Cámara que, como ha sucedido en otras ocasiones, la aprobará sin modificación alguna, demostrando el choque de trenes entre una institución y otra, que ha sido la rutina del último año de mandato de Cavaco Silva. "Se trata", ha declarado la dirigente del Bloco Catarina Martins,"de un acto de pura mezquindad política".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS