Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El ISIS nos ha cambiado todos los parámetros de trabajo”

El director del Comité Contra el Terrorismo de la ONU centra su trabajo en el fenómeno creciente de los combatientes extranjeros

Jean Paul Laborde, director del Comité de la ONU contra el terrorismo.
Jean Paul Laborde, director del Comité de la ONU contra el terrorismo.

Jean-Paul Laborde (Auch, Francia, 1950) llegó al Comité Contra el Terrorismo de la ONU, que dirige desde junio de 2013, al mismo tiempo que lo hacía el Estado Islámico, el grupo terrorista que, como confiesa, ha cambiado por su rapidez “todos” los parámetros de trabajo del comité. Desde entonces una gran parte de su esfuerzo se ha centrado en esta organización y en el fenómeno creciente de los combatientes extranjeros.

Pregunta. Se debate y legisla sobre los combatientes que se van, pero poco sobre los que regresan. ¿Qué le parece cómo se gestiona este fenómeno?

Respuesta. Los que vuelven suponen un problema muy grave, porque la mayoría han sido entrenados in situ, y tenemos estudios que muestran que esos casos son aun más peligrosos incluso que aquellos que combaten, porque muy pocos de los combatientes en la guerra están involucrados en las actividades de los que regresan. Así que es necesario tener un perfil, una ficha, de las personas que vuelven. Los Estados no pueden establecer una vigilancia total sobre todas. Pero la clave es que es necesario dialogar e integrar a esas personas en la sociedad civil, porque además puede resultar muy eficaz utilizar sus experiencias como contra-narrativas.

P. ¿Es partidario de que haya un enfoque blando sobre cómo tratar a estos retornados, una alternativa al procesamiento judicial?

R. El procesamiento es una fase, pero es necesario ver qué sucede en los países en los que ya trabajan con esa otra adicional, porque deberíamos poder ir más allá.

P. Ese enfoque más blando puede tener un coste político, de cara a la opinión pública. ¿Cómo debería tratarse? ¿Qué recomiendan desde la ONU?

R. Es verdad que tiene ese coste, pero el comité no ha tomado ninguna decisión sobre esta materia ni sobre cuál debe ser la metodología.

P. ¿No sería bueno que hubiera recomendaciones, para evitar que no se tomen decisiones por ese posible perjuicio electoral?

R. No podemos hacer recomendaciones sobre buenas prácticas que no conocemos. Es un poco temprano aun para saber cómo manejarlo. Vamos a ver cómo son las conclusiones que salen o las consecuencias de ambas fases.

P. ¿Hay suficiente debate sobre este tema?

R. Sí, existe ese debate para conocer si es mejor la cárcel o una fase directa de reintegración. Pero es sobre todo una cuestión de perfiles. Es verdad que hay jóvenes a los que les han lavado el cerebro, pero no sabemos cómo se van a comportar, no tampoco si una persona cuando vuelve está muy involucrada o no. Cada caso y cada país son especiales. Para algunos será necesaria la cárcel y para otros no. Pero tenemos que ver cómo evaluar cada uno de esos perfiles para saber si son peligrosos. Y eso es muy difícil: si después una persona que no fue a la cárcel comete un ataque, ¿cómo se reacciona?

P. ¿Qué ha cambiado el auge del ISIS respecto a los parámetros anteriores que tenían en el Comité?

R. Todo. Multitud de materias. Primero, hoy tenemos resolución muy especifica, la 2178, que fue adoptada el año pasado por el Consejo, y hay estudios muy serios en el Comité sobre este fenómeno. Ahora se adoptan estrategias de trabajo que es necesario cambiar: la organización de Daesh es muy flexible, muy fluida en actividades y muy rápida en cambios de tácticas. La comunidad internacional debe trabajar junta, porque el intercambio de información es más necesario que antes. Por esa rapidez es importante analizar cómo se pueden cambiar los mecanismos de cooperación en material penal, por ejemplo con las extradiciones: el principio de reciprocidad es un punto de partida fundamental. Es necesario un cambio total de las técnicas de trabajo. Ahora hay deficiencias, pero tenemos la voluntad de trabajar juntos para cambiar todos esos mecanismos que no están funcionando suficientemente bien par luchar contra grupos como Daesh o Boko Haram.

P. ¿Son los Estados demasiado lentos frente a esa rapidez del ISIS?

R. Sí, pero porque tenemos también la necesidad de guardar el imperio de la ley, los derechos humanos. ¿Cómo se puede combinar la rapidez con los derechos y la ley? Ese es el problema que tenemos y que necesita solución. Es la resolución de la cuadratura del circulo.

Más información