Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bala perdida del Bataclan que pudo matar a Stéphane Hache

El estudio en el que vivía de alquiler daba a la parte trasera de la sala

Cartel que anuncia el concierto de la noche del atentado en París
Cartel que anuncia el concierto de la noche del atentado. AFP

Stéphane Hache, de 52 años, se encontraba tranquilamente en su casa la noche de los ataques terrorista en París. El estudio en el que vivía de alquiler daba sin embargo a la parte trasera de la sala Bataclan, donde uno de los tres comandos de kamikazes mataron a unas 90 personas. Su cuerpo sin vida fue encontrado durante el fin de semana, alcanzado posiblemente por una bala perdida, según informa el diario local Ouest France, que indica que tenía la ventana abierta.

Sus familiares, que viven en Sables d’Olonne, alertaron a la policía el sábado, al no tener noticias suyas y dada la situación de la víspera, según añade L’Express. La policía finalmente entró su piso “durante el fin de semana” y allí encontró su cuerpo sin vida.

Hache trabajaba en la hostelería y había desarrollado el grueso de su carrera en la capital parisina, aunque durante el verano había trabajado en el hotel Mercure Côte-Ouest de Sables d’Olonne, en el oeste, donde viven sus padres. “Era un hombre muy profesional, deja un vacío”, indicó a L’Express una antigua compañera de trabajo. “Todos los equipos están desestabilizados, conmocionados. Era un hombre encantador con mucha clase, un gran profesional, que ha dejado su huella”, concluyó.

Más información