Elecciones Estados Unidos 2016

El demócrata Jim Webb retira su candidatura a la presidencia de EEUU

El exsenador asegura que mantiene abierta la opción de presentarse como independiente

Jim Webb, durante el debate demócrata del pasado martes.
Jim Webb, durante el debate demócrata del pasado martes.JOE RAEDLE / AFP

Jim Webb no ha encontrado su hueco en las primarias del Partido Demócrata para llegar a la presidencia de Estados Unidos en 2016. El exsenador por el Estado de Virginia anunció este martes que retira su campaña y que mantiene abierta la posibilidad de buscar la nominación como candidato independiente. Webb era uno de los aspirantes demócratas más conservadores, como ya demostró durante el debate de la semana pasada.

“Los estadounidenses están hartos de oír hablar a los políticos de ‘enemigos’ y de que no nos tendamos la mano”, declaró Webb este martes durante la conferencia de prensa en la que anunció su decisión. “Yo sé muy bien lo que es un enemigo. El otro partido no es el enemigo, es la oposición” afirmó Webb en referencia a las palabras empleadas por su rival Hillary Clinton.

Webb, veterano de la guerra de Vietnam, declaró que mantiene “abiertas” todas sus opciones, en referencia a la posibilidad de presentarse como candidato independiente. “Acepto que mi punto de vista en muchos asuntos no son compatibles con la estructura de poder y la base del Partido Demócrata”, dijo el aspirante. El exsenador aseguró que el sistema electoral esta roto por el poder que ostentan las grandes fortunas de Wall Street.

El demócrata mostró importantes diferencias con el resto de candidatos especialmente en los ámbitos de la economía y de la política exterior, donde defiende posturas mucho más conservadoras. Las propuestas progresistas de la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, y del senador Bernie Sanders en términos desigualdad, la educación, la inmigración o las armas les alejaron de candidatos como Webb, alejado de la tendencia mayoritaria entre los demócratas y entre una parte destacada de la sociedad estadounidense.

Tras el debate, Webb se mostró enfadado con el reparto del tiempo que pudo intervenir cada uno de sus candidatos, alegando que había sido manipulado a favor de Clinton. “Fue amañado por la manera en que Anderson Cooper [el moderador] elegía quién debía responder”, declaró el candidato la semana pasada durante una conferencia en Washington. “Es muy difícil ganar un debate cuando no tienes la oportunidad de responder durante el mismo tiempo que el resto”.

El candidato contaba con apenas un 1% de apoyos en las encuestas y había recaudado hasta ahora 696.000 dólares, de los que había gastado poco más de la mitad según datos de la Comisión Electoral publicados la semana pasada. Webb cuenta con un presupuesto de 316.000 dólares con los que podría iniciar su próxima campaña.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50