Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la tensión en Portugal ante un posible Gobierno de izquierdas

Manuela Ferreira, exministra de Portugal, califica de golpe de Estado esa posibilidad

“El posible Gobierno de izquierdas entre socialistas, comunistas y Bloco de Esquerda es un golpe de Estado”. Las palabras son de Manuela Ferreira Leite, exministra de Finanzas del conservador PSD. Ferreira Leite pronunció estas palabras en la noche del jueves en su habitual comentario político de la cadena de televisión TVI24. La exministra, pese a seguir perteneciendo al PSD, tiene una autoridad moral más allá de su partido, de hecho, durante la campaña electoral se manifestó más cercana al socialista António Costa que a su jefe natural, Pedro Passos Coelho.

Según la exministra, el país se encuentra “en estado de choque” por las negociaciones del PS con los partidos a su izquierda. “Cuando las personas votaron al PS no pensaban que también votaban al PC y al Bloco. Si el PS hubiera dicho en campaña que iba a coaligarse con los otros partidos de izquierda, sería legítimo lo que van a hacer. Pero eso no ocurrió”.

Tampoco ocurrió por el lado de PC y Bloco, que renegaron en todo momento del programa electoral socialista. El comunista Jerónimo de Sousa (PC) lo igualó al de la derecha, y Catarina Martins (BE) habló de un programa de “austeridad moderada”, cuando ellos apoyaban el fin de la austeridad.

Costa estuvo en Bruselas miércoles y jueves, reuniéndose con líderes socialistas de otros países y con autoridades económicas. Allí también repitió su frase más tajante: “Vamos a pasar página a la austeridad”, que es un punto en el que el PS se puede encontrar con PC y Bloco de Esquerda para formar una mayoría absoluta para los próximos cuatro años. Costa sirvió de cicerone a Catarina Martins con el presidente del europarlamento, el socialista Martin Schulz, lo que se interpretó como una presentación internacional de la posible mayoría de izquierdas en Portugal.

Mientras, la Comisión Europea ha instado al Gobierno que envíe sin más demora el presupuesto para 2016 aunque tenga un carácter provisional. Expirado el plazo, la CE recuerda al ejecutivo de Passos Coelho que el futuro Gobienro ya lo adaptará, y quita importancia a la orientación que tenga porque, en cualquier cas, el país debe cumplir el Tratado de Sustentabilidad.

Ferreira Leite critica que no se cumplan los programas electorales: el del PS que mantenía los recortes sociales, aunque los suavizaba, y los del PC y BE que prometían el fin de todos ellos. “Están provocando un fraude electoral; estamos ante un verdadera fantochada. Costa no tiene ninguna legitimidad para ese pacto de izquierdas. No tiene mandato de los electores".

Las presiones sobre la decisión de Costa -mientras continúan las reuniones técnicas del PS con PC y BE- aumentan ante la inminencia de que el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, encargue Gobierno. A comienzos de la semana, recibirá a cada una de las fuerzas parlamentarias y el miércoles o el jueves decidirá a quien encarga el próximo ejecutivo. La decisión es entre el ganador de las elecciones, Pedro Passos Coelho (PSD-CDS) que cuenta con un respaldo minoritario de 107 escaños, o al socialista António Costa que, pese a perder las elecciones (86 escaños), podría aglutinar una mayoría absoluta con el Bloco (19 escaños) y el PC (17 escaños).

Más información