Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Passos Coelho rompe con Costa: “Punto final. No me reúno más”

El líder socialista viaja a Bruselas para calmar a las autoridades económicas comunitarias sobre un posible Gobierno portugués de izquierdas

Pablo Portas y Pedro Passos Coelho, dirigentes de la coalición PSD-CDS.
Pablo Portas y Pedro Passos Coelho, dirigentes de la coalición PSD-CDS. AFP

"Punto final". El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, ha anunciado que no se reunirá más con el líder socialista, António Costa, para intentar formar un Gobierno con su apoyo. La tajante declaración del vencedor de las elecciones del pasado 4 de octubre llega después de que Costa hubiera calificado de "insuficientes" las 23 propuestas de PSD-CDS para llegar a un acuerdo.

"Es la hora de poner punto final a aquello a lo que está asistiendo el país de forma atónita: da la impresión de que el PS ganó las elecciones y está en negociaciones para formar Gobierno", añadió el líder de PSD-CDS, en un tono inusualmente duro.

“Ya tuve dos reuniones con el PS y no tengo intención de tener más para simular que se va a alcanzar algún resultado, porque el PS no ha hecho ninguna contribución. No aceptaré que el país quede rehén de este juego, que es un juego polítido-partidario, que puede ser muy respetable para el PS, pero que no es un juego que seguirá con mi apoyo".

"No voy a gobernar con el programa del PS y no voy a someter al país a una especie de chantaje político en el que quien perdió impone a quien ganó las condiciones para decir qué es lo que el PS cree que es importante".

El fin del recorte del salario de los funcionarios, que ha prometido el socialista António Costa si gobierna, disparará el déficit por encima del 3%, según ha anunciado el Consejo de Finanzas Públicas, presidido por la respetada Teodora Cardoso.

El PS, en ronda de negociaciones con partidos a su derecha y a su izquierda, pretende rebajar el IVA de la restauración del 23% al 11%, acabar con el recorte de salarios a funcionarios en dos años y el recorte de pensiones en el mismo plazo y acabar con la sobretasa del 3,5% en el impuesto de la renta. Tanto PC como Bloco de Esquerda apoyan estas medidas, mientras que la actual coalición que gobierna PSD-CDS, y ganadora de las elecciones pero sin mayoría absoluta, es más resistente. Prefiere atemperar los recortes en cuatro años, en vez de dos.

"No voy a gobernar con el programa del PS y no voy a someter al país a una especie de chantaje político donde quien perdió impone a quien ganó las condiciones para decir que es lo importante", dice Passos Coelho

Según el estudio, Finanzas Públicas: Situación y Restricciones 2015-2019,  "la ausencia de medidas de política fiscal —como el recargo sobre la declaración de la renta y el recorte a funcionarios— socavaría la revocación de déficit excesivo, con una proyección de un déficit superior al 3% del PIB en 2016 ".

"Con este escenario, el objetivo de bajar por debajo del 3% del PIB a partir de 2017, estaría lejos de la meta de eliminación del desequilibrio fiscal que el PE / 2015 establece y que las normas europeas requieren".

El órgano consultor advierte que esa situación, rebajaría el PIB en dos puntos y mantendría la deuda por encima del 120% en 2019 "un nivel que representa un alto riesgo para la estabilidad y el crecimiento económico, no solo por el costo que implica, sino también teniendo en cuenta el hecho de que es financiado en muy gran medida en el exterior, bajo condiciones que acentúan la volatilidad de este escenario ". Para ese año, el Gobierno proyecta la deuda sea del 107% del PIB.

El estudio proyecta el efecto de la eliminación de los recortes: un déficit del 3,2% en 2016 y del 2,4% en 2019, cuando el plan de estabilidad presentado en Bruselas se compromete en ese año con el 0,2%.

El informe del Consejo de Finanzas Públicas coincide con el viaje a Bruselas del líder socialista António Costa. El viaje es interpretado como una toma de contacto con las autoridades económicas europeas ante la eventualidad de que pueda formar un Gobierno con apoyo del PC y del Bloco de Esquerda. Ya en el día anterior ofreció entrevistas a medios internacionales para señalar que "el PS no es el Syriza portugués".

Más información