Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro nuevos apuñalamientos a judíos disparan la tensión en Jerusalén

Cuatro israelíes resultan heridos y tres agresores palestinos son abatidos por la policía

Vídeo grabado el pasado sábado que la policía ha hecho púbico hoy

La sensación de inseguridad sigue aumentando en Jerusalén, donde los guardas privados y los arcos detectores de metales han regresado a las puertas de los centros comerciales, como en las épocas de las dos Intifadas (1987-1991 y 2000-2005). En el recinto histórico amurallado y el centro el despliegue de policía se ha multiplicado ante la ola de violencia que sacude a Israel y Palestina desde el pasado día 1, que incrementó este lunes su saldo de ataques en la Ciudad Santa con cuatro nuevos acuchillamientos que dejaron heridos a tres israelíes, a tres agresores palestinos muertos por agentes policiales y a una cuarta atacante con heridas graves por disparos.

En un primer ataque por la mañana, un adolescente palestino intentó clavar un cuchillo a un policía de fronteras en la puerta de los Leones de la Ciudad Vieja de Jerusalén antes de ser abatido a tiros por los disparos de otros agentes. El policía agredido resultó ileso, ya que la hoja del arma blanca golpeó en su chaleco antibalas, según un portavoz de las fuerzas de seguridad.

Se trata del quinto ataque con cuchillo de palestinos contra israelíes en la Ciudad Vieja en octubre. En un vídeo difundido este lunes, se observa el ataque del pasado sábado en la puerta de Damasco de la Ciudad Vieja contra agentes de la policía de fronteras, en el que el agresor resultó muerto a tiros. El pasado día 3 dos judíos murieron dentro del recinto amurallado en un atentado con arma blanca. La policía ha destacado a más de 3.500 agentes en el entorno de la Ciudad Vieja y ha instalado detectores de metales en los principales accesos.

Pasado el mediodía, una mujer palestina atacó también con un puñal a un agente de fronteras, que resultó herido leve, en el distrito de Sheij Jarraf, en la antigua Línea Verde que dividía Jerusalén en sectores árabe y judío antes de la guerra de 1967, cerca de la sede central de la policía en Jerusalén. El agente israelí disparó con su arma y causó heridas graves a la agresora.

Poco después, en el asentamiento judío de Pisgat Zev, al norte de la zona Este de Jerusalén, anexionada por Israel tras la guerra de los Seis Días, dos jóvenes palestinos atacaron con cuchillos a dos jóvenes judíos de 16 y 20 años, uno de los cuales sufrió heridas muy graves. Uno de los agresores palestinos murió a tiros y el otro fue capturado por las fuerzas de seguridad.

Cerca de las las nueve de la noche, en un cuarto atentado en un autobús que circulaba por uno de los accesos a Jerusalén cerca del puente de Calatrava, un árabe (la policía no especifícó si tenía o no nacionalidad israelí) atacó con un puñal a un soldado, que sufrió heridas leves. El asaltante fue abatido a tiros por la policía que acudió a la zona.

La ola de violencia en Palestina e Israel se ha cobrado la vida de 27 personas, cuatro israelíes y 23 palestinos, diez de ellos considerados atacantes por la policía. Más de una veintena de israelíes han sufrido también heridas, la mayoría en los 18 apuñalamientos registrados en lo que va de mes, mientras el Ministerio de Sanidad de la Autoridad Palestina eleva a 1.200 el número depalestinos  heridos, casi todos jóvenes que participaban en manifestaciones de protesta frente a las fuerzas de seguridad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información