Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas y centristas se tantean para formar Gobierno en Portugal

El líder del PS portugués, decepcionado con la primera reunión con la coalición ganadora

Reunión entre los líderes de la coalición PSD-CDS, a la izquierda, y el PS, encabezado por António Costa.
Reunión entre los líderes de la coalición PSD-CDS, a la izquierda, y el PS, encabezado por António Costa. AFP

El líder de los socialistas portugueses, António Costa, salió más satisfecho de la reunión del pasado miércoles con los comunistas que del encuentro este viernes con los centristas del PSD-CDS, ganadores de las elecciones generales con Pedro Passos Coelho al frente, con los que tenía previsto analizar posibles acuerdos de cara a la formación del nuevo Gobierno.

“La reunión no ha sido nada concluyente. No ha habido ninguna propuesta concreta encima de la mesa, veremos en la reunión del [próximo] martes. No se correspondió con las expectativas”, resumió Costa a la salida de la entrevista con Pedro Passos Coelho (PSD) y Pablo Portas (CDS). La misma conclusión sacó el actual primer ministro Passos Coelho, aunque echó la culpa al otro: "El PS no entregó ninguna propuesta”, y anunció que en la reunión del martes la coalición “será más valiente”.

Mientras Costa acudió al encuentro acompañado de personas con perfil más técnico, como el autor del programa económico Mário Centeno, el conservador Passos Coelho dejó fuera a la mujer de las cuentas, la ministra de Finanzas, María Luiz Albuquerque, lo que ya indicaba que no se iba a entrar en cuestiones concretas.

A la vez que el PS se encuentra con el ganador de las elecciones PSD-CDS, ya ha puesto en marcha una comisión técnica que trabaja con otra similar del Partido Comunista. De la reunión del miércoles con el líder del PC, Jerónimo de Sousa, el dirigente socialista salió más optimista. No tanto por la conjunción de los programas como por la oferta de Sousa para formar un Gobierno de izquierdas sin condiciones. Ese arma le da a Costa una fortaleza en las negociaciones con el resto de partidos que no tenía en la noche electoral.

El programa del PS es mucho más cercano al del PSD-CDS, que al del PC y al del Bloco de Esquerda (BE), pero “parece que el PSD sigue pensando que tiene mayoría absoluta”, afirman fuentes socialistas.

En las elecciones del paasdo domingo, el PSD-CDS ganó con el 38% de los votos y 104 diputados, por delante del PS (85 y 32%), BE (19 y 10,2%) y PC (17 y 8,2%). La mayoría del Parlamento es de 116 diputados.

PSD-CDS y PS coinciden en una cuestión crucial, el compromiso de cumplir con los ajustes acordados con Bruselas, de los que el Bloco y el PC renegaron durante toda la campaña electoral, además de exigir la reestructuración de la deuda (en el caso del PC el perdón del 50%). Para cumplir el Tratado Presupuestario pactado con la UE es fundamental aprobar las cuentas de 2016, ya que en caso contrario se prologa automáticamente, salvo en tres cuestiones fundamentales: los cortes salariales de los funcionarios y medidas relacionadas con las pensiones y las declaraciones de la renta. Si no hay presupuesto, se acaban esos recortes, lo que daría al traste con el equilibrio presupuestario.

PS y coalición coindiden en querer cumplir el tratado, pero sus diferencias son respecto a la velocidad de restituir los recortes. El PS quiere acabar con ellos en dos años, y la coalición PSD-CD, en cuatro años. Bloco y PC quieren acabar ya. Passos Coelho solo tiene una línea roja ante Costa -que es común, por otra parte-: cumplir con un déficit presupuestario por debajo del 3%.

Sea la coalición de centro-derecha, sean PS, BE o el PC, todos deben afrontar con urgencia esa cuestión, que significa cumplir con los compromisos con Europa para el rescate del país. El PS de Costa se encuentra en ese dilema y su misma comisión política, que debe aprobar los pactos poselectorales, se encuentra más dividida hoy que ayer. 

Más información