Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria incrementa los controles en carreteras y ferrocarriles

El país pretende dificultar el trabajo de las bandas que trafican con migrantes

Una migrante llega a Viena procedente de Budapest.
Una migrante llega a Viena procedente de Budapest. REUTERS

Austria reforzó este lunes los controles policiales en su frontera oriental para dificultar el trabajo de las bandas que trafican con migrantes. “Las bandas de traficantes se comportan cada vez con menos escrúpulos y por ello debemos reforzar los controles”, dijo la ministra austriaca del Interior, Johanna Mikl-Leitner. “Queremos salvar vidas y también combatir el tráfico de personas de forma más enérgica”, añadió.

Para tener éxito en la misión, las autoridades del país han decidido que la policía adopte medidas en las zonas fronterizas para controlar todos los vehículos sospechosos de transportar refugiados. Más de 1.300 agentes fueron destinados a vigilar las zonas fronterizas con el apoyo de helicópteros.

Por otra parte, las autoridades detuvieron por primera vez un tren proveniente de Budapest repleto de refugiados. Los policías fronterizos habían recibido la orden de revisar los documentos de los refugiados. “Devolveremos a Budapest a todos los refugiados que hayan iniciado sus trámites de solicitud de asilo en Hungría”, señaló un portavoz de la policía. “El resto seguirá su viaje hacia Viena y los que deseen obtener asilo en Austria serán trasladados a centros de acogida”. Tras varias horas de controles, el tren recibió luz verde para proseguir hacia Viena.

Pista alemana

Las investigaciones destinadas a descubrir la banda de traficantes involucrada en la muerte de 71 refugiados, encontrados en el interior de un camión abandonado el jueves pasado en el arcén de una autopista austriaca, ha provocado la detención en Hungría de cuatro búlgaros y un afgano. Este viernes la investigación reveló que al menos dos de los detenidos tenían antecedentes policiales en Alemania.

Uno de ellos fue identificado como Metodi G., de 29 años. Había sido fichado por la policía a causa de varios delitos, incluido el tráfico de seres humanos. El 25 de julio pasado, la policía federal logró detener un camión en una carretera bávara que transportaba a 38 refugiados afganos. Cuando el camión, interceptado por la policía, se detuvo, el conductor y el copiloto lograron huir, pero la policía encontró en el interior del vehículo una licencia que estaba a nombre de Metodi G.

El afgano detenido en Budapest, Saamsooryaamal L, de 28 años, también era conocido por la policía de Bremen, que lo había detenido por carecer de permiso de residencia en Alemania.