Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ultraderecha alemana perpetró 1.029 ataques el año pasado

Según el Ministerio del Interior, las autoridades registraron 130 delitos racistas en 2014

Activistas del partido de extrema derecha NPD en Berlín en 2013
Activistas del partido de extrema derecha NPD en Berlín en 2013 AFP

Un informe oficial del Ministerio del Interior alemán que fue solicitado por una diputada de los Verdes ha dejado al desnudo el hecho de que el este de Alemania, una región que vivió durante 40 años bajo el régimen comunista de la RDA, se está convirtiendo en una tierra fértil para las actividades terroristas y racistas de los grupos neonazis.

Según el informe, los cinco nuevos Estados federados del este de Alemania, en los que solo vive una quinta parte de la población del país, son la región donde se produce el mayor número de ataques racistas perpetrados por grupos neonazis. De los 130 delitos registrados por las autoridades en 2014, 61 se produjeron en estos cinco Estados y en Berlín, según un informe del ministerio que fue solicitado por la diputada Irene Mihalic.

Los ataques racistas representan solo una pequeña parte de los actos violentos en los que se vieron involucrados miembros de la ultraderecha alemana y que, según el Ministerio del Interior, sumaron 1.029 en todo el país. La estadística abarca desde agresiones personales a intentos de asesinato, incendios provocados, robos y chantajes.

Los neonazis cometieron 900 agresiones personales. Fue su principal delito. Un 40% de las víctimas que sufrieron heridas viven en el este del país. El informe del ministerio también reveló que el mayor número de ataques personales se registró en el estado de Renania del Norte Westfalia, el más poblado de Alemania.

El texto ofreció una incómoda sorpresa, dada la fama que tiene Berlín de ser una ciudad abierta y tolerante. En la capital alemana se registraron 111 casos de ataques violentos en 2014. En Sajonia hubo 86 casos y en Brandeburgo, 73. "Existen motivos suficientes para creer que el número de delitos registrados por las autoridades es solo una pequeña parte de la realidad que representa la violencia neonazi en el país", dijo la diputada al dar a conocer la respuesta del ministerio.

Según la diputada, las oficinas civiles recogieron más del doble de los ataques incluidos por el Ministerio del Interior en su informe. "Es fácil llegar a la conclusión de que el sistema de la policía para analizar los actos violentos extremistas todavía no funciona muy bien, lo que representa un peligro real para la seguridad interna", añadió.

Es posible que las estadísticas que recibió la diputada de los Verdes se agraven si se perpetúan los ataques criminales contra centros de refugiados en Alemania. El país aún no ha lamentado una tragedia porque los incendios han sido provocados en edificios vacíos que habían sido habilitados para recibir próximamente a los refugiados.

Según estadísticas que manejan el Ministerio del Interior y la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), en los seis primeros meses del año se produjeron 199 ataques a centros de refugiados, más del doble de los registrados en el primer semestre de 2014. La mayoría fueron cometidos en el este de Alemania.