Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía vuelve a bombardear al PKK en Irak y ataca a los kurdos de Siria

El primer ministro asegura que las Unidades de Protección Popular (YPG) no son un objetivo

Manifestantes protestan en Estambul tras los primeros ataques.
Manifestantes protestan en Estambul tras los primeros ataques. EFE

Cazas de las Fuerzas Aéreas turcas bombardearon por tercer día consecutivo las posiciones del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) a ambos lados de la montañosa frontera entre Turquía e Irak. Tres F-16 hicieron nueve salidas durante la noche del domingo al lunes para bombardear las bases del PKK en las áreas iraquíes de Hakurk, Zap y Haftanin y en las montañas Cilo de la provincia turca de Yuksekova, según fuentes de la guerrilla kurda. El bombardeo efectuado en el interior de Turquía ha provocado que se haya perdido la comunicación con un grupo de 50 personas, entre los que hay mujeres y niños y de los que se desconoce su paradero, de acuerdo con informaciones de la agencia DIHA.

Las Unidades de Protección Popular (YPG), la milicia kurda que lucha en Siria contra el Estado Islámico (EI), han denunciado que la artillería turca también ha atacado sus posiciones y ha herido a cuatro guerrilleros. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó este ataque, efectuado por un tanque turco y que se produjo en la aldea de Zor Mghar, fronteriza con Turquía y situada en la margen oriental del río Éufrates. El Ministerio de Exteriores turco ha asegurado que su artillería no ha lanzado ningún ataque contra el YPG.

Si el ataque se confirma como intencionado —pudo deberse también a un error de cálculo, ya que al otro lado del río se sitúan las posiciones del EI— se trataría de una importante toma de posición de Turquía que, aunque ve a las YPG como una organización “terrorista” —por sus lazos con el PKK— no había dirigido el grueso de sus ataques contra estas milicias, con las que se ha aliado EE UU en su campaña contra los yihadistas.

En una reunión ayer con los directores de los principales medios turcos cuyo contenido publica este lunes la prensa turca, el primer ministro Ahmet Davutoglu, aseguró que su país no atacaría a las YPG: “Por el momento no nos han molestado como el Daesh [el acrónimo en árabe del Estado Islámico] o el PKK. Si lo hace, reaccionaremos de la misma manera. Pero si no molestan a Turquía, cortan sus relaciones con el régimen de Asad [el presidente sirio] y cooperan con la oposición [Siria], pueden tener un lugar en la nueva Siria”.

Las milicias kurdas del YPG, precisamente, han recuperado este lunes —con ayuda de ataques aéreos coordinados por EE UU— una ciudad en el norte de Siria tras un mes de ofensiva. La localidad, cerca del río Eufrates, era una plataforma desde la que el EI hacía incursiones a la ciudad de Kobane, en la frontera con Turquía.

Por otra parte, y en una nueva indicación de que el proceso de paz iniciado por el Gobierno y los kurdos en 2012 está completamente roto, el primer ministro turco advirtió al Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP), considerado el brazo político del PKK, de que no podrá visitar a Abdullah Öcalan, el líder de la guerrilla encarcelado desde 1998, hasta que convenzan al grupo armado de que deje las armas y retire a sus militantes de Turquía.

Selahattin Dermitas, líder del HDP, denunció hoy que los islamistas moderados que dirigen Turquía “llevan al país a una gran guerra” pese a ser un “gobierno de transición”, ya que en las pasadas elecciones Davutoglu perdió la mayoría absoluta y aún no ha logrado pactar una coalición. “El Gobierno intenta salvarse a sí mismo”, añadió el político kurdo, acusando a Davutoglu y al presidente, Recep Tayyip Erdogan, de usar las operaciones militares para incrementar su intención de voto en caso de que se deban repetir las elecciones.

15 detenidos en una operación policíal contra el EI en Ankara

Al mismo tiempo, desde el amanecer está en marcha una operación policial en Haci Bayram (Ankara), conocido por ser un centro de reclutamiento para el Estado Islámico. Apoyados por helicópteros, unos 500 policías tomaron las calles del barrio y detuvieron a 15 personas, varias de ellas extranjeras. Davutoglu prometió que el Ejército turco continuará atacando al EI en Siria hasta que “se aleje de la frontera”. Sin embargo, esta misma mañana, la cadena CNN-Türk mostró imágenes de militantes del grupo yihadista excavando trincheras apenas a unos metros del límite territorial de Turquía.