Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido advierte de que no participará en el rescate a Grecia

La mera sugerencia de colaboración británica puede irritar a los euroescépticos

El primer ministro británico, David Cameron, el pasado miércoles.
El primer ministro británico, David Cameron, el pasado miércoles. Bloomberg

El Gobierno británico ha recordado que rechaza participar en el nuevo rescate a Grecia, después de que en la cumbre celebrada entre el domingo y la mañana del lunes se planteara, supuestamente, la utilización del llamado Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF), en el que participa Reino Unido, para obtener liquidez con la que financiar la deuda del país heleno. El ministro británico de Economía, George Osborne, trasladará este martes a sus homólogos europeos, según informa el Financial Times, su objeción a que se use ese fondo al que contribuyen los 28 países de la UE, y al que Reino Unido ha aportado mil millones de euros.

La idea de usar el MEEF surgió en la cumbre a primera hora de la mañana del lunes, y algunos de los presentes cuestionaron la legitimidad de tomar la decisión sin consultar al Gobierno de David Cameron, que ya había reiterado su rechazo a emplear dichos fondos. Según fuentes citadas por el Financial Times, Francia habría insistido particularmente en recurrir al MEEF, cuyos fondos pueden ser activados por mayoría cualificada de los Estados miembros, para salvar los apretados plazos de vencimiento de la deuda griega.

En 2010 se acordó —algo que Cameron exhibe como un triunfo negociador en Europa— que solo los países de la Eurozona deberían participar en un futuro rescate a Grecia. Reino Unido, que está fuera del euro, participaría solo a través del Fondo Monetario Internacional. La posibilidad de recurrir al MEEF, que opera desde 2010 para preservar la estabilidad financiera en Europa, le supondría a Cameron un problema en casa, donde la mera sugerencia de la participación británica en la resolución de los problemas de la Eurozona puede irritar a los euroescépticos, con el referéndum sobre la permanencia del país en la UE en el horizonte.

Más información