El gobierno francés ve próximo el acuerdo con Grecia

Manuel Valls se compromete a permitir a la Asamblea votar el pacto que se alcance a nivel europeo

El primer ministro francés, Manuel Valls.
El primer ministro francés, Manuel Valls. JACKY NAEGELEN (REUTERS)

El primer ministro francés Manuel Valls se ha mostrado este martes optimista sobre una solución próxima a la crisis griega. Valls, que ha calificado de “positiva y equilibrada” la carta enviada esta mañana por el gobierno griego a Bruselas, ha añadido: “Nuestra convicción es que el acuerdo es posible”. Valls comparecía ante el pleno de la Asamblea Nacional, donde ha hecho una encendida defensa de Grecia como socio de la eurozona y ha apuntado la voluntad de París de aceptar una reestructuración de la deuda griega. “No hay asuntos tabú para el gobierno”, ha dicho. También ha aceptado que el parlamento francés vote el acuerdo que se suscriba en los próximos días, aunque este, según la Constitución, no es vinculante.

Valls se ha felicitado al final del debate parlamentario al comprobar que todos los partidos políticos, “con tonalidades diferentes”, rechazan la salida de Grecia de la zona euro. El diputado de Los Republicanos, principal partido de la oposición, Pierre Lequiller, ha sido duro con el gobierno de Alexis Tsipras. Ha dicho que sería una injusticia tratar de manera diferente a Grecia que a España, Portugal o Irlanda, “que han hecho reformas valientes”, pero ha añadido que “nadie desea la salida de Grecia de la zona euro”. La semana pasada, el expresidente y líder del partido Nicolas Sarkozy había endurecido enormemente su discurso contra Grecia y la forma en que deben defenderse sus socios de la zona euro.

Los ecologistas, habituales socios de los socialistas en el poder, y la izquierda, han reclamado una reestructuración de la deuda griega que permita al país afrontar los pagos de manera duradera. Con otras palabras, la propuesta no dista mucho de lo expresado por el propio Valls: “Debe haber una perspectiva clara sobre la deuda”. Su correligionaria Élisabeth Guigou, presidenta de la comisión de exteriores, ha sido más elocuente: “La reestructuración es posible”. Previamente, el ministro de Finanzas, Michel Sapin, ha afirmado la voluntad francesa de lograr un plan global que permita a Grecia salir adelante y ha defendido la necesidad de facilitar también un plan europeo de inversiones para ayudar al país.

Valls, defensor a ultranza del eje franco-alemán como motor de Europa, ha asegurado que la reciente reunión de la canciller alemana Angela Merkel el lunes en París con el presidente francés François Hollande demuestra que no hay diferencias de criterio respecto a la crisis, sino “sensibilidades distintas” y ha insistido en que “Francia hará todo lo posible, hasta el final, para que Grecia se mantenga en la eurozona”, para lo cual ha pedido que el país acometa todas las reformas económicas imprescindibles.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS