Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pregunta controvertida para el referéndum griego

La pregunta elegida por el Gobierno griego es confusa e interminable y el "No" es la primera opción

Un grupo de partidarios del "No" en el próximo referéndum de Grecia sostienen una pancarta que reza "No, se puede de otra forma" en la ciudad de Salónica
Un grupo de partidarios del "No" en el próximo referéndum de Grecia sostienen una pancarta que reza "No, se puede de otra forma" en la ciudad de Salónica AFP

La publicación por los medios griegos de la papeleta que se usará en el referéndum del próximo domingo envía una señal clara de que no hay vuelta atrás, ni posibilidad aparente de desconvocatoria por mucho que suceda estos días en Bruselas o Washington, y aunque una eventual mejora de las condiciones del rescate por parte de los socios inclinara al Gobierno a pensárselo dos veces o incluso a pedir el sí en la consulta, como apuntó este domingo el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis: “Si nos presentan un acuerdo aceptable, no nos costaría pedir el sí en el referéndum”.

La papeleta ya está lista para su impresión y distribución, con una pregunta interminable y confusa: “¿Debe ser aceptado el borrador de acuerdo presentado por las instituciones en el Eurogrupo del 25 de junio y que consta de dos partes, que conforman su única propuesta?”; citando a continuación los dos documentos técnicos presentados ese día por los acreedores a Atenas, “Reformas para la finalización del vigente programa y después” y “Análisis preliminar de la sostenibilidad de la deuda”, con el enunciado primero en griego y, entre paréntesis, en inglés. A la derecha de la papeleta aparecen las dos casillas: “no se aprueba” (NO, arriba) y “se aprueba” (SÍ, abajo).

Una de las pegas que ponen los constitucionalistas es precisamente el contenido de la pregunta, no todo lo clara y directa que debería ser en un referéndum. Para más inri, la difusión este fin de semana por la Comisión Europea de las propuestas de ese Eurogrupo, pero con fecha del 26 de junio –un día después- y algunas correciones (el IVA hotelero al 13%, en vez del 23% que rechazó Atenas), complicaría la hipotética lectura de un votante que quisiera conocer a fondo el objeto de la consulta.

Lejos de pormenorizar el contenido de la propuesta –sólo la televisión pública (ERT) difunde en sus programas informativos el listado de las principales medidas propuestas por los socios, no todas-, la campaña arranca pues cautiva de las interpretaciones que los principales partidos hacen de la misma. Syriza llamará a marcar la casilla del no bajo el lema “Por la democracia y la dignidad”, mientras que los partidos del llamado frente europeo (conservadores, socialistas y el liberal To Potami), pedirán el voto favorable “por el euro y por Europa”, una postura que encontró ayer un decidido refrendo en las declaraciones del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.