Asesinado en un atentado el fiscal general de Egipto

Ningún grupo ha reivindicado el ataque, pero se inscribe en una ola de violencia islamista

El fiscal general de Egipto, Hisham Barakat, falleció ayer como consecuencia de las heridas sufridas en un atentado con coche bomba ocurrido por la mañana en El Cairo. Según la agencia oficial de noticias egipcia MENA, al menos una decena de personas resultaron heridas en el ataque, la mayoría miembros de su convoy. El atentado tuvo lugar en el barrio de Heliópolis, cerca de una academia militar, mientras Barakat se dirigía a su lugar de trabajo.

Más información
Los terroristas se ceban con el turismo en el Mediterráneo
Egipto, potencia mundial en pena de muerte
Un terrorista suicida atenta en la ciudad egipcia de Luxor

Hasta el momento, ningún grupo terrorista ha reivindicado la autoría de la acción de forma fiable. Sin embargo, el ministerio de Información de Egipto atribuyó enseguida a través de un comunicado público la acción a los Hermanos Musulmanes, el movimiento islamista que gobernó el país durante un año tras la Revolución del 2011 y que está actualmente considerado como “grupo terrorista” por parte del ejecutivo egipcio.

Barakat es la víctima mortal de mayor rango del Gobierno desde el estallido de violencia a manos de grupos armados de inspiración islamista que siguió el golpe de Estado contra el presidente islamista Mohamed Morsi en verano del 2013. En septiembre de aquel mismo año, se produjo un atentado también con coche bomba contra el entonces ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, del que salió ileso. La mayoría de las víctimas de la insurgencia son miembros de las fuerzas de seguridad. No obstante, el mes pasado la policía abortó un atentado contra el templo de Karnak, uno de los principales centros turísticos del país árabe.

Según fuentes el ministerio del Interior, el coche bomba estaba aparcado en la calle y fue detonado por control remoto cuando pasó a su lado el vehículo del fiscal general. La explosión causó importantes daños materiales en los edificios colindantes y en una veintena de vehículos estacionados en la zona, informa la agencia EFE. Entre los heridos, figuran varios civiles y dos de los guardaespaldas de Barakat, que falleció a causa de una hemorragia interna tras ser sometido a una operación en el hospital Al Nozha.

Esta no es la primera vez que el terrorismo sitúa en su punto de mira a un responsable del sistema judicial egipcio. En mayo, tres jueces fueron asesinados cuando unos desconocidos abrieron fuego contra el vehículo en el que circulaban por la ciudad de Al Arish, situada en el norte de la península del Sinaí, principal base de los movimientos yihadistas egipcios.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Precisamente, el atentado llega tan solo unas horas después de que Wilayat Sina (Provincia del Sinaí), la filial del Estado Islámico en Egipto antes conocida como Ansar Bait al-Maqdis, colgara un vídeo en internet del ataque contra los jueces. Este grupo terrorista lanzó una amenaza en mayo contra el poder judicial, al que considera corresponsable de la ola represiva lanzada por las autoridades egipcias tras el golpe de Estado contra todos los grupos de oposición. Según un informe hecho público ayer por la ONG egipcia Nadeem Center, 272 personas han muerto bajo custodia judicial y otras 119 han desaparecido durante el primer año de gobierno del general Abdelfattá al Sisi.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS