Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado Islámico toma una planta eléctrica en la costa de Libia

La central, situada cerca de Sirte, abastece las zonas central y occidental del país

Milicianos libios disparan artillería contra posiciones del Estado Islámico cerca de Sirte, en marzo.
Milicianos libios disparan artillería contra posiciones del Estado Islámico cerca de Sirte, en marzo. REUTERS

La rama libia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) se hizo hoy con el control de una planta eléctrica al oeste de la ciudad libia de Sirte (430 kilómetros al este de Trípoli), que abastece la zona central y occidental del país. Según informó el militar Walid Benguezi, de las fuerzas de Fajer Libia (Amanecer de Libia), aliadas del Gobierno rebelde de Trípoli, las fuerzas islamistas de Falange 166 se retiraron de la planta tras el ataque del EI.

La fuente agregó que los yihadistas mataron a un miliciano islamista, mientras que ocho resultaron heridos y cinco fueron secuestrados por el EI. El pasado domingo, el EI degolló a tres soldados de las milicias leales a Trípoli, que había capturado en un puesto militar de la localidad de Abu Grin, situada entre las ciudades costeras de Misrata y Sirte, está última bajo control casi total del EI.

En el plano político, el Parlamento libio elegido en las últimas elecciones, con sede en Tobruk, ha rechazado la propuesta formulada por la ONU para la formación de un Gobierno de unidad con representantes del Ejecutivo de Trípoli. El Legislativo reconocido internacionalmente, el de Tobruk, ha prohibido además a sus miembros viajar a Alemania para verse con dirigentes norteafricanos y europeos y discutir el plan de la ONU, presentado por el español Bernardino León, enviado especial para la zona.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera a derrocar el régimen dictatorial de Muamar el Gadafi. Desde hace meses, dos gobiernos, uno considerado rebelde establecido en Trípoli, y otro internacionalmente reconocido con sede en Tobruk, luchan por el poder apoyados por milicias islamistas y militares del antiguo régimen.

En los últimos meses, la rama libia del EI ha consolidado su posición en la ciudad de Derna, en el este del país, y avanzado hacia la localidad central costera de Sirte. El ataque de hoy en Sirte se produce cuando las partes en conflicto en Libia se reúnen en Marruecos, bajo los auspicios de la ONU, para tratar de consensuar una agenda que empiece por la formación de un gobierno de "unión nacional".