Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición a Maduro vuelve a la calle en 30 ciudades venezolanas

La marcha, convocada desde la cárcel por Leopoldo López, congregó a unas 20.000 personas en el regreso de la oposición a la movilización desde las protestas violentas del 2014

Asistentes a la marcha en Caracas
Asistentes a la marcha en Caracas REUTERS

El dirigente del partido Voluntad Popular (VP), Freddy Guevara, procedió este sábado a raparse el cabello sobre la tarima de la concentración principal llevada a cabo en Caracas por la oposición al Gobierno de Nicolás Maduro. Otro tanto pasó de manera simultánea en las 30 ciudades de Venezuela y Estados Unidos -como Miami- donde se había convocado la movilización. Se trata de un gesto de solidaridad con Daniel Ceballos, el ex alcalde de San Cristóbal (estado de Táchira, región andina del suroeste del país), quien desde marzo de 2014 estaba recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, pero que una semana atrás fue trasladado a una prisión de delincuentes comunes en el interior del país. Como parte del mismo castigo disciplinario, las autoridades penitenciarias le raparon la cabeza.

La libertad inmediata de los presos políticos fue una de las consignas de la manifestación, convocada desde la cárcel por el ex alcalde de Chacao, Leopoldo López. Precisamente, el llamado en Caracas fue a concentrarse en ese municipio, que López gobernó durante ocho años, junto a lo que queda de lo que alguna vez fue el distrito financiero de la ciudad. El llamado fue atendido por una pequeña multitud, de alrededor de 20.000 personas, en lo que representó el regreso organizado de la oposición a las calles desde las protestas violentas del primer semestre de 2014.

La libertad inmediata de los presos políticos fue una de las consignas de la manifestación

Casi al mismo tiempo, el gobernador del estado de Miranda y ex candidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, viajaron hacia San Juan de los Morros (capital del estado de Guárico, llanos centrales de Venezuela), en un intento por conseguir acceso a la cárcel donde desde el pasado 23 de mayo está recluido Ceballos. Capriles optó por participar en la concentración simultánea que se realizó en esa ciudad llanera, buscando así acallar los indicios de resquebrajamiento de la alianza opositora que durante la semana emitió la Mesa de Unidad Democrática (MUD) con su renuencia a sumarse a la convocatoria.

“La llave para abrir las celdas de los presos políticos se llama unidad”, insistió Mitzy Capriles, esposa del prisionero alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, cuando le correspondió hablar ante los manifestantes. Las otras dos grandes reivindicaciones de quienes protestaban en todo el país también representan puntos de coincidencia para toda la oposición: el anuncio pronto de la fecha definitiva para las elecciones parlamentarias –que el Consejo Electoral, controlado por el Gobierno, hasta ahora se niega a revelar-, y la participación de observadores internacionales independientes en los comicios.

María Corina Machado, ex diputada a la Asamblea Nacional, defenestrada por el oficialismo mediante una maniobra en marzo de 2014, también se dirigió a los presentes en Caracas. Aseguró que ya la transición política empezó en Venezuela para “desplazar a la dictadura militarista y mafiosa que hay”, y citó entre los indicios de ello las recientes delaciones sobre corruptelas y vínculos con el narcotráfico que, según la dirigente, provienen del propio chavismo. Machado juró que el acto de este sábado marca el regreso de la disidencia “a unas calles que no volveremos a abandonar”.

El cierre de la protesta “pacífica” –un carácter que los manifestantes recalcaron portando claveles blancos en las manos- estuvo a cargo de las esposas de Leopoldo López y Daniel Ceballos, Lilian Tintori y Patricia Gutiérrez. Mientras esta se decía dispuesta a “dar la vida por el hombre que amo” –y a quien, por cierto, ya sustituyó mediante elecciones en la alcaldía de San Cristóbal-, Tintori pidió llamar a un “día nacional de ayuno” en apoyo a López y Ceballos, que se mantienen en huelga de hambre desde la cárcel.

 

Más información