Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas franceses pactan para taponar la rebelión interna

Los 131.000 militantes votan este jueves entre cuatro ponencias para el Congreso de junio

Manuel Valls, durante una reunión este miércoles.
Manuel Valls, durante una reunión este miércoles.

Los principales dirigentes de las alas oficial y crítica del Partido Socialista francés han pactado para evitar una temida guerra interna en el próximo Congreso de junio que hundiría aún más las pobres expectativas electorales para la formación en el poder. Los 131.000 militantes votan este jueves cuatro ponencias con diferentes sensibilidades, pero la favorita está firmada por el primer secretario del partido, Jean-Christophe Cambadélis, y por la líder de los rebeldes, Martine Aubry. Aún así, la cúpula no descarta sorpresas desagradables dadas las tensiones existentes.

El Congreso, que se celebrará en Poitiers del 5 al 7 del mes próximo, llega tras cuatro derrotas electorales consecutivas para los socialistas en un año: municipales, europeas, parciales al Senado y departamentales. Las próximas elecciones, las regionales de fin de año, serán la última prueba antes de las presidenciales de 2017. Aunque temen también un rotundo retroceso, al menos han querido alejar el espectáculo de una desunión que les hunde en todas las encuestas.

Por eso, la ponencia o moción favorita no solo la firman Cambadélis y Aubry, sino también el primer ministro, Manuel Valls, y casi el Gobierno al completo. Incluso el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. Y lo hacen pese a que recoge propuestas con las que no comulgan, un detalle difícil de entender en otros países. “Aquí también es difícil de entender”, asume el diputado Christophe Caresche, uno de los firmantes más destacados. “Es que son propuestas a largo plazo, incluso alguna alejada de la realidad”.

En efecto, la ponencia dice, por ejemplo: “Nos oponemos a una nueva extensión del trabajo en domingos”. Es justo lo contrario de lo que recoge la ley para liberalizar la economía y que Valls aprobó por decreto ante la amenaza de los diputados rebeldes de no votarla. El autor de la ley, el ministro Emmanuel Macron, es un significativo ausente entre los firmantes.

El comisario Moscovici firma la moción que propone mutualizar la deuda de países europeos

La ponencia, redactada por Cambadélis y el diputado Jean-Marc Germain, mano derecha de Aubry, también pide que Francia lance una negociación en la UE “para que las deudas de los Estados miembros superiores al 60% de su PIB [como Francia o España, y por supuesto Grecia y otros] sean mutualizadas y en parte monetarizadas”. Y lo firma Moscovici, pese a que ni los líderes europeos ni la Comisión están por la labor.

La moción tiene todas las de ganar, pero sus promotores creen que, si no supera el 50% de los votos, será un fracaso. Como también será un fiasco si la participación es baja. Pero en eso confía en cambio el promotor de otra moción alternativa, Christian Paul, diputado rebelde que no se ha plegado al pacto y que defiende elegir por primarias al candidato para las presidenciales. Si logra un 30% de apoyos, logrará un éxito. “Y espero que haya limpieza en el recuento”, advierte.

La nueva cúpula o Consejo Nacional del PS se formará el próximo 28, antes del Congreso, de acuerdo con la votación de este jueves, cuyos resultados se conocerán el viernes. Ese mismo día, también se elegirá al primer secretario, con Cambadélis con todas las opciones para continuar.

El Congreso, por tanto, no deparará ninguna sorpresa. Es lo que quiere la cúpula actual. Superar el evento sin estridencias, eludiendo el debate pendiente sobre el papel del socialismo en el mundo actual. Ante su falta de rumbo definido, la ponencia oficialista se limita a definir a la formación como “republicana y ecologista”. Y añade para contentar a los rebeldes: “No es social-liberal ni neocomunista. El futuro no es el social-liberalismo porque, al final, queda el liberalismo sin lo social”. Es decir, el PS dice tener claro qué no quiere ser, pero no aclara qué quiere ser.