Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jean-Marie Le Pen amenaza a su hija con una nueva “formación”

El fundador del FN agrava la crisis de la ultraderecha tras su expulsión del partido

Jean-Marie Le Pen, el pasado 1 de mayo, en el tradicional homenaje a Juana de Arco que el FN organiza cada año en París.
Jean-Marie Le Pen, el pasado 1 de mayo, en el tradicional homenaje a Juana de Arco que el FN organiza cada año en París. AFP

Jean-Marie Le Pen, de 86 años, no se rinde. El fundador del ultraderechista Frente Nacional expulsado del partido el pasado día 4 ha anunciado este lunes que ha decidido crear una nueva "formación”. La iniciativa encierra una obvia amenaza para su hija Marine Le Pen, presidenta del FN, y agrava la crisis interna abierta en el partido creado hace 42 años.

De forma enigmática, Jean-Marie ha asegurado que su nueva formación “no será competencia del FN”. “No voy a crear un partido”, ha asegurado en declaraciones a la emisora Radio Courtoisie. Sin embargo, ha dicho que, con esa decisión, intenta “corregir los errores que se han cometido” en el FN. Podría deducirse, por tanto, que pretende formar una especie de corriente interna en la ultraderecha para influir en las líneas políticas del partido. “Un paracaídas frente al desastre”, lo ha definido. Una especie de "club de amigos de Jean-Marie", ha comentado, para exigir a continuación "un verdadero congreso" del partido para medir fuerzas.

Sea una u otra la intención del viejo eurodiputado, la cúpula del FN se lo pondrá muy difícil. El pasado día 4 lo apartó como militante y propuso eliminar el cargo de presidente de honor del partido, el que ha ocupado desde 2011. Ambas propuestas serán debatidas y votadas en una asamblea o congreso extraordinario que Marine Le Pen ha prometido organizar en un plazo de tres meses.

Jean-Marie ya anunció que no se quedaría quieto y ahora comenta que piensa luchar “hasta que tenga fuerzas”, dice. Piensa unir a su nuevo proyecto a “los indignados con la línea política” seguida ahora por su hija, consistente en alejarse de los planteamientos filonazis y fascistoides del origen del FN. Jean-Marie está siendo castigado precisamente por haber declarado una vez más que las cámaras de gas para exterminar a los judíos en la II Guerra Mundial son “un detalle de la historia”.

Para el viejo ultraderechista, que ha pedido a su hija que incluso se cambie el apellido tras la “traición”, la presidenta del FN es “prisionera” de quienes le rodean en la dirección del partido, entre los que destaca al vicepresidente Florian Philippot.

El recalcitrante ultraderechista ha difundido en su blog, que aún figura en la página oficial del FN, el discurso que pronunció ante la dirección del partido antes de ser sancionado. “¿Nos hemos convertido en el primer partido antifascista y antirracista de Francia?”, se preguntaba.

Tres días antes, y como preludio de lo que se avecinaba, su hija le vetó para intervenir en el tradicional homenaje a Juana de Arco que el FN organiza cada año en París. Pese a todo, Jean-Marie subió al escenario instantes antes de que hablara su hija y saludó a los asistentes entre aplausos y vítores. Para entonces, la cúpula del FN, a propuesta de Marine, ya había bloqueado la candidatura de Jean-Marie para liderar la lista de las próximas elecciones regionales en Provence-Alpes-Côte d´Azur, el feudo del fundador.