Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las primarias de Buenos Aires consolidan la candidatura de Macri

El partido del alcalde roza el 50% mientras el kircherismo queda tercero

Elecciones Argentina 2015: primarias de Buenos Aires
Mauricio Macri, festeja los resultados electorales. EFE

Las elecciones primarias en la ciudad de Buenos Aires —no confundir con la enorme provincia del mismo nombre— han dado una nueva alegría a la oposición y en especial al que se va consolidando como su líder, Mauricio Macri, alcalde de esta capital, donde nació su partido, el PRO, y el éxito político con el que pretende ganar las elecciones presidenciales de octubre. Esta formación rozó el 50% con la suma de los dos candidatos que se enfrentaban en las primarias para suceder a Macri en la alcaldía —que son de voto obligatorio para todos los ciudadanos, lo que las convierte en una especie de primera vuelta— y Macri lo ha celebrado como una victoria definitiva para enfocar la larga carrera electoral argentina. El kirchnerismo, que en la capital no logra entrar, quedó tercero.

El escenario está donde lo quería Macri: él, líder de la oposición y referente del cambio, frente a Daniel Scioli, el candidato oficialista más fuerte. "La elección se va a polarizar en dos temas. Continuidad, con un candidato del Gobierno, y el cambio, que lo vamos a representar nosotros", resumió Macri, eufórico. Sergio Massa, el tercero en discordia, queda cada vez más desdibujado aunque este viernes intentará darle un último impulso a su candidatura con un gran acto en el estadio del equipo de Vélez, con capacidad para 50.000 espectadores. El candidato de Massa en la capital ni siquiera pasó el corte del 1,5%, pero su grupo tiene un gran poder en el conurbano, clave para la elección, un lugar en el que Macri se mueve con dificultad.

Diversos grupos de poder intentan convencer a Macri y Massa para que se unan e intenten ganarle juntos al oficialismo de Scioli y Cristina Fernández de Kichner, que no puede optar a la reelección pero cada vez está más fuerte en las encuestas. Pero Macri lo descartó por completo en la rueda de prensa posterior a la victoria. "Massa representa una interna dentro del peronismo, es una alternativa del kirchnerismo. No podemos confiar en quienes han gobernado en los últimos 25 años", aseguró. Massa fue jefe de Gabinete de Fernández de Kircher pero después rompió con ella y se convirtió en su principal opositor.

Buenos Aires domina completamente la escena política, cultural y deportiva, aunque en realidad la batalla clave, está en el conurbano

Al entrar a Buenos Aires desde la autopista Panamericana, un cartel saluda a los automovilistas: "Bienvenidos a la ciudad de todos los argentinos". En pocos países, y menos uno como Argentina, octavo en extensión del planeta, tiene tanta importancia la capital. Buenos Aires domina completamente la escena política, cultural y deportiva, aunque en realidad la batalla clave, según todos los analistas, está en el conurbano, el Gran Buenos Aires, donde viven 9 millones de personas. Pero los focos están en la ciudad, y las primarias de esta capital se han seguido en los medios de forma desproporcionada, muy por encima de elecciones provinciales donde se repartía en teoría más poder.

Macri, que se hizo famoso por su gestión al frente del club Boca Juniors, estaba tan eufórico que hasta se marcó un baile en la fiesta electoral de su partido con las televisiones en directo. No solo el PRO arrasó. Además, su candidato, Horacio Rodríguez Larreta, le ganó con claridad a su rival interna en las primarias, Gabriela Michetti, con un 28,7% frente a un 19%. Michetti en principio era más conocida y apoyada, pero Macri apostó por Larreta y sus votantes le hicieron caso, en una clara exhibición de poder.

Casi tan relevante como este buen resultado para Macri fue el hecho de que Martín Lousteau, un joven político con mucha proyección que fue durante unos meses ministro de Economía de Kirchner, ahora opositor al kirchnerismo desde un espacio socialdemócrata, logró un excelente resultado y dejó tercero al kirchnerismo. La formación del joven político tiene un pacto con Macri para las presidenciales, de manera que sus votos se sumarían y alcanzararían el 70% de la ciudad de Buenos Aires, con tres millones de habitantes.

Este resultado, sumado al de la votación, esta sí definitiva, en la provincia de Neuquén, al sur, donde está el yacimiento de Vaca Muerta, en la que ganó un partido local, el Movimiento Popular Neuquino, que gobierna allí desde hace 50 años, muestra que la batalla electoral que concluye el 25 de octubre con las presidenciales está muy abierta.