Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva ola de violencia eleva la tensión en Jerusalén y Cisjordania

Las fuerzas de seguridad israelíes matan a dos jóvenes palestinos armados con cuchillos

Un conductor árabe atropella a tres agentes de fronteras en el Monte de los Olivos

Un joven palestino tira piedras a las fuerzas israelíes en Jerusalén.
Un joven palestino tira piedras a las fuerzas israelíes en Jerusalén. REUTERS

La tensión contenida que se respira en Jerusalén y Cisjordania desde la guerra en Gaza del pasado verano se ha disparado este fin de semana con una ola de acciones violentas que se ha saldado con dos jóvenes palestinos muertos y al menos cuatro agentes de las fuerzas de seguridad heridos.

En el primer incidente, registrado en la noche del viernes al sábado, un palestino de 17 años fue abatido a tiros en el puesto de control de A Zaim cuando se dirigía a su casa en el barrio de A Tur de Jerusalén Este, al pie del Monte de los Olivos. Los policías de fronteras que abrieron fuego contra él afirmaron que intentó atacarles con un cuchillo y que mantuvo sus amenazas a pesar de las advertencias que le hicieron y de los disparos al aire que efectuaron.

Sus familiares, que aseguran que el muchacho no llevaba armas y que regresaba a casa después de haber asistido a una fiesta, se negaron a recibir el cadáver del joven, ya que las fuerzas de seguridad les impusieron la condición de que el entierro debería celebrarse ante un reducido número de personas para evitar disturbios. Al menos 20 palestinos resultaron heridos, según fuentes de la Media Luna Roja, en los enfrentamientos que se desataron en el barrio de A Tur en la tarde del sábado cuando decenas de palestinos lanzaron piedras a las fuerzas de seguridad en protesta por la muerte del joven.

En la misma tarde del sábado, un palestino de 20 años murió también a consecuencia de las heridas producidas por los disparos de policías de fronteras en Hebrón (Cisjordania), después de haber herido en el cuello y en la cara con un machete a un agente israelí que se encontraba cerca de la Tumba de los Patriarcas, un lugar sagrado judío en torno al cual residen colonos israelíes. El agresor fue evacuado a un hospital de Jerusalén donde falleció después de ser ingresado. El policía de fronteras acuchillado se encontraba el domingo en situación estable, según informaron las Fuerzas Armadas israelíes. Miles de personas acudieron este domingo a los funerales del atacante palestino abatido a tiros en Hebrón, cuyo cadáver fue inhumado envuelto en la bandera de Hamás.

Las sirenas de la policía volvieron a sonar cerca de la medianoche del sábado en el barrio de A Tur después de que un conductor palestino atropellara con su vehículo a tres policías de fronteras, uno de los cuales resultó gravemente herido. El agresor, que se dio a la fuga, fue finalmente capturado al mediodía del domingo en Jerusalén Este.

En otro incidente aún no aclarado ocurrido pocas horas antes, un autobús que circulaba por la autopista 443 (que une Jerusalén con la costa a través de territorio cisjordano) resultó destruido por la llamas tras recibir el impacto de un cóctel molotov en los accesos a la Ciudad Santa.