Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renzi a la UE: “No nos dejen solos”

El primer ministro afirma que el resto es destruir las redes del tráfico de personas, "los esclavistas del siglo XXI"

Con corbata negra, un gesto duro --a medio camino entre la aflicción y el enfado—y escoltado por la plana mayor de su Gobierno y altos mandos del Ejército y la Marina, Matteo Renzi compareció ayer ante la prensa para enviar tres mensajes rotundos. El primero, de crítica a la Unión Europea: “Italia está salvando vidas humanas. Es un trabajo extraordinario, pero lo estamos haciendo solos, en una situación casi de abandono. Me resulta difícil entender por qué, frente a estas tragedias que estamos viviendo, no se está produciendo ese sentimiento de cercanía y de solidaridad que la UE otras veces ha mostrado. Les volvemos a pedir que no nos dejen solos”.

El segundo mensaje de Renzi fue dirigido a la comunidad internacional: “El problema no es el control del mar, sino destruir a los traficantes de hombres, que son los nuevos esclavistas del siglo XXI”. Según el líder socialdemócrata, las tragedias como la acaecida durante la madrugada no se frenan llenando el Canal de Sicilia de barcos: “Quien dice que con Mare Nostrum [la operación de rescate que puso en marcha Italia en noviembre de 2013 y que un año después fue sustituida por una de menor calado, Triton, dirigida por la UE] se hubiese evitado la tragedia, no sabe de qué está hablando. El verdadero problema es el de los traficantes de hombres que operan en Libia. La solución del problema libio es un tema prioritario. El 91% de los inmigrantes parten de allí. Tenemos que devolverles la dignidad luchando contra quienes trafican con sus vidas. Italia ha detenido, juzgado y encarcelado ya a 976 traficantes”.

El tercer mensaje de un Renzi ahora sí visiblemente molesto era a la oposición, sobre todo –aunque sin citarlo—a Matteo Salvini, el líder de la Liga Norte, quien nada más llegar las primeras noticias del naufragio declaró que las 700 muertes pesarán sobre la conciencia de Renzi y pidió un bloqueo militar de la costa de Libia. El primer ministro dijo que mientras una Italia se dedica a salvar vidas humanas, una pequeña parte de la política intenta sacar rédito político recurriendo a la peor demagogia. Las palabras de Salvini cosecharon un rechazo casi total desde todos los ámbitos. Hasta el escritor Andrea Camilleri, a través de su cuenta de Twitter, afeó la conducta a los políticos que recurren a la demagogia en momentos tan terribles: “En estos momentos no se necesita el populismo de Beppe Grillo, Giorgia Meloni y Matteo Salvini, sino ayuda de la Unión Europea. Querido Salvini, es todavía más feo que tú hagas campaña sobre 700 personas muertas”.